lunes, 18 de octubre de 2021

Llegan para quedarse

La entrada del mes de octubre supone un cambio importante en el patrón migratorio de las aves que llegan a Asturias. Así, las que se observan durante los meses anteriores nos atraviesan en su mayor parte con África como destino. Sin embargo las que registramos a partir de este mes ya tienen la Península Ibérica como una de sus zonas principales de invernada.


Durante la primera quincena de octubre son dos las especies que destacan especialmente por sus números, el petirrojo y el bisbita pratense. En cuanto al primero, el popular raitán, se ve y escucha prácticamente por todos lados. Existe una numerosa y bien nutrida población local, por lo que es difícil diferenciar entre petirrojos nativos y visitantes. No hay reglas fijas, pero en general los petirrojos locales suelen ocupar todo el año las mismas zonas, parques y áreas con bastante matorral, como bosques de ribera. Los petirrojos foráneos se ven impelidos a ocupar zonas más abiertas, por esa razón son más conspicuos, es habitual empezar a ver petirrojos en esta época donde hasta ahora no había. Los que ilustran esta entrada fueron observados en una ruta hecha este mes por Cabo Negro.



¿De dónde proceden los raitanes que llegan aquí en otoño? Se han recuperado muchas aves anilladas en Europa, y los estudios concluyen que una buena parte procede de la zona de Escandinavia, que prácticamente queda vacía en invierno. Muchos vienen también del oeste de Europa, y muy pocos de las islas británicas, donde los petirrojos son sedentarios o realizan cortos desplazamientos. La migración transcurre en sentido SO y la mayoría llegan aquí tras atravesar el Golfo de Vizcaya.



En cuanto al bisbita pratense, a diferencia del petirrojo llega y se establece en bandos por los prados, en ocasiones de gran tamaño. Estos bandos se componen tanto de aves jóvenes, de tonos muy oliváceos, como adultas, de partes superiores más pardas e inferiores más claras. Esto lo pude comprobar en un grupo de unas 80 aves que observé este fin de semana por Peroño.



El mapa de distribución del bisbita pratense es muy similar al del petirrojo, con una salvedad, su área de cría no comprende la Península Ibérica, así que todos los que se ven ahora son invernantes. Con mucha probabilidad las zonas de origen de los que recibimos aquí son las mismas, con mayoría de la zona escandinava, que también queda vacía en invierno.



La migración del bisbita pratense es sobre todo nocturna, aunque no es infrecuente ver llegar bandos desde la mar en pleno día con condiciones favorables. Colonizan en gran manera todos nuestros prados disponibles, de manera que probablemente durante varios meses es la especie más abundante en suelo asturiano.

Para saber más:

Bueno, J.M. 1998. Migración e invernada de pequeños turdinos en la Península Ibérica. V. Petirrojo (Erithacus rubecula). Ardeola 45: 193–200.


domingo, 10 de octubre de 2021

Entrada de garzas reales

Un inusual grupo de 19 garzas reales Ardea cinerea descansa en el centro de la ensenada de Llodero, coincidiendo con la bajamar, el mediodía del 08/10. La garza real se puede observar durante todo el año en Asturias, y más ahora que han comenzado a criar en diversos puntos, pero es en los meses de septiembre y octubre cuando llega la gran masa de migrantes europeos.


La situación en Asturias de esta especie, donde como digo ha empezado a reproducirse, es un reflejo de lo que ocurre en Europa, donde ha ido en aumento y se estiman ahora entre 200.00-400.000 parejas. Varias poblaciones son sedentarias y otras migradoras. Por los estudios de anillamiento se conoce el origen de las aves que llegan a la Península Ibérica, y tal como sucede para la gran mayoría de aves las que llegan a Asturias proceden del oeste de Europa, desde Escandinavia hasta Holanda.


El número de aves invernantes en Asturias oscila entre temporadas, aunque suele ser de varios cientos, con una media de 400 en los censos llevados a cabo en los primeros años del presente siglo. Es éste un buen número, bastante superior al de zonas vecinas como Cantabria o País Vasco, que suman más efectivos en otras aves acuáticas. Es posible que esto ocurra porque una parte de la migración que llega de las zonas que antes cité llega aquí después de atravesar el Golfo de Vizcaya, no es raro registrar bandos de garza real entrando desde la mar como el que localicé en Llodero.


Un buen porcentaje de las garzas reales que llegan aquí se quedarán a invernar, después de todo en Asturias tienen un hábitat óptimo para su supervivencia, con buenos estuarios, embalses, ríos, arroyos o incluso prados húmedos donde cuentan con gran disponibilidad de alimento. Es una especie con un amplio espectro alimenticio.


Para saber más:

CAMPOS, F., FERNÁNDEZ-CRUZ, M. y PRÓSPER, J. 2001. Movements of Grey Herons Ardea cinerea to and within the Iberian Peninsula and Balearic Islands. Ardeola, 48: 209-215.


domingo, 3 de octubre de 2021

Vanesas migratorias y locales

Uno de los acontecimientos naturales de lo que llevamos de otoño en Asturias ha sido sin duda la llegada masiva de la mariposa vanesa Vanessa atalanta, producida en la segunda mitad del mes de septiembre. Primero en la franja costera, durante varios días estuvieron arribando incontables ejemplares de esta mariposa.


La mayor parte de los ejemplares mantenía el vuelo sostenido al llegar a la costa, pero algunos se detenían a alimentarse y reponer fuerzas, por ejemplo en las matas del brezo Erica vagans, en plena floración en esta época.


Unos días después de notarse en la costa el flujo se dejó sentir en los pasos de montaña, ya que las vanesas atraviesan Asturias rumbo al sur. Es complicado calibrar el volumen de este flujo, yo por ejemplo hice un conteo en intervalos de tiempo en un punto situado a espaldas de la playa de Xagó, con picos de 4-5 ejs./minuto pude estimar entre 500 y 600 mariposas en 3 horas sólo en este punto. En total no tengo duda que debieron pasar varios centenares de miles.


La fenología de esta mariposa es complicada en una latitud como la que se encuentra Asturias, donde hay vanesas prácticamente todo el año. Buena parte de las poblaciones son locales, y efectúan tan sólo movimientos de corto recorrido. Así, desde principios de septiembre se pueden ver concentradas en torno a dos fuentes principales de alimentación, por una parte las figares, donde liban el azúcar de los figos...



y por otro las flores de hiedra, que salen también en esta época y les encantan, en esta foto pueden apreciarse dos ejemplares. Lo que están haciendo estas mariposas locales es intentar acumular reservas ante el inminente periodo de hibernación que deberán atravesar a partir de noviembre, si la meteorología es normal.


¿De dónde vienen y a dónde van las mariposas migratorias que han pasado por aquí? Sólo podemos especular, aunque con bastante aproximación, gracias a la plataforma de ciencia ciudadana observado.org. Bélgica es un país donde está plataforma cuenta con miles de usuarios que anotan escrupulosamente sus registros, y esto es lo que se aprecia en la gráfica de la Vanessa atalanta después de transcurrido septiembre.


Como se ve, el salto este año 2021 es enorme, y aún a falta de un tiempo para su término. Si bajamos al detalle de la fenología anual lo podemos ver aún más claro.


Enfrentado este 2021 con un año anterior de números "normales" se aprecia lo que ha podido pasar, la llegada habitual de esta mariposa en primavera a la zona, con una primera cría realmente excepcional en el mes de julio, seguida por otra casi inmediata y abundante en septiembre. Lo mismo se repite si miramos la gráfica de Alemania, que omito para no cansar en exceso. 

Es más que probable por tanto que este contingente de mariposas proceda del oeste de Europa, llegue aquí después de tomar rumbo SO, atravesando el Golfo de Vizcaya, y una vez en tierra tome rumbo sur, con destino al sur de la Península Ibérica y Norte de África. Ruta similar por otra parte a la que siguen un buen número de aves migratorias.



martes, 28 de septiembre de 2021

Rutas alternativas de migración

 El sábado día 25/09 pude observar un ejemplar juvenil de correlimos pectoral Calidris melanotos en la playa de Bañugues. Puede tratarse del mismo ejemplar localizado por mi compañero Toño Caballero una semana antes, o quizá de un ejemplar nuevo, dado que éste llevaba varios días sin localizarse. El correlimos pectoral es un limícola que nidifica en las costas árticas de Norteamérica y de la mitad este de Siberia.


A pesar de que hay especies más numerosas, el correlimos pectoral es la especie de limícola que más a menudo se observa en Europa, incluida Asturias. La mayor parte de ejemplares se registra en los meses de septiembre y octubre, como indica el gráfico incluido en la ficha de la especie que se puede ver en el Annuariu de aves asturianas de la COA. La playa de Bañugues es un buen lugar para verlo.



En las islas británicas su presencia es conocida desde hace mucho tiempo, y todos los años se localizan muchos ejemplares, con el mismo esquema que en Asturias, con máximos en los mismos meses. En un articulo publicado hace varios años se especula con la existencia de rutas alternativas de migración, que seguirían un porcentaje pequeño de ejemplares. Estas rutas secundarias, que se marcan en el siguiente mapa de distribución en azul (frente a las principales en verde), podrían ser seguidas tanto por aves de origen siberiano como americanas, y su destino final sería el continente africano.



La existencia de estas rutas alternativas se supone también para otras especies de aves, como algunas anátidas. Serían quizá más fáciles de seguir para ejemplares situados en los extremos de su área de distribución. Las aves que se observan en primavera serían las aves invernantes en África que regresan a sus zonas de cría.

Para saber más:

Lees, A.C. & Gilroy, J.J. 2004. Pectoral sandpipers in Europe. British Birds 97: 638-646.


viernes, 17 de septiembre de 2021

Correlimos tridáctilos en migración

El 15/09 es una buena jornada para un pequeño grupo de juveniles de correlimos tridáctilos Calidris alba. El día está borrascoso y el viento sopla del oeste, lo que les ayuda en su migración. Además, está muy nuboso y llueve con intensidad, lo que mantiene a los visitantes alejados de las playas. Por eso, este pequeño grupo puede detenerse en la playa de Bañugues, aún en marea alta, el tiempo justo para alimentarse y reponer energías antes de emprender el siguiente tramo de su viaje migratorio.

El correlimos tridáctilo, como la mayoría de las aves limícolas, es un extraordinario migrador. Las características de su migración empiezan a conocerse mejor, y son realmente llamativas. Para empezar podemos referirnos a sus rutas. Esta especie se reproduce en latitudes árticas, siempre al norte del Círculo Polar Ártico, y desde ahí una vez terminada la época de cría se disemina y pasa el invierno en las costas de todo el Globo.


Pero sus migraciones no se producen al azar, y las diferentes poblaciones siguen rutas muy definidas. Esta conexión entre áreas de cría e invernada se denomina "conectividad". Las aves que pasan por nuestras costas en migración parecen proceder en su inmensa mayoría de Groenlandia y el NE de Canadá, e invernan sobre todo en África, en especial en el Banc d'Arguin en Mauritania y las costas del Golfo de Guinea. Un ave que recorra esta ruta de extremo a extremo podría recorrer unos 10.000 km. Las señalo en verde, y en azul la posible procedencia de las aves que invernan en Europa, que serían sobre todo siberianas.


Esta ruta que sigue nuestro grupo de correlimos de Bañugues está incluida en la Vía Migratoria del Atlántico Este, y aquí puede descargarse un interesantísmo reportaje que habla de ella con mucho detalle. Se cree que alrededor de 70.000 aves son las que siguen dicha ruta, pasan por aquí entre agosto y septiembre y vuelven al norte entre abril y mayo.


El correlimos tridáctilo ha servido de inspiración para el famoso corto de animación Piper, de Pixar (si no lo habéis visto, ya estás tardando) y en muchos países se llama correlimos playero. Esto se debe a su estrategia migratoria, que consiste en paradas breves y frecuentes en las playas, durante las cuales recorre las orillas para alimentarse. En invierno también prefiere las playas, aunque no en exclusiva.



domingo, 12 de septiembre de 2021

Migrantes numerosos y escasos

Mucha gente que comienza con la observación de aves se sorprende que en esta época se puedan registrar ciertas especies. Y es que en migración postnupcial se observan muchos pájaros, seguramente más que en otras épocas del año. La principal razón radica en que bastantes especies presentan una migración diferencial. Un ejemplo paradigmático es el papamoscas cerrojillo.


La migración postnupcial del papamoscas cerrojillo discurre por el oeste, atravesando el Cantábrico, mientras que la prenupcial tiene una componente más oriental. Por eso en primavera apenas se observa en Asturias; en agosto y septiembre sin embargo es numeroso, con caídas de migrantes muy frecuentes. Las fotos de esta entrada por ejemplo corresponden a un grupo de 12 aves que pude ver en un tramo de bosques de ribera de apenas 300 metros (en esta otra entrada comento como es el campo mágnetico terrestre el que guía su migración).


Teniendo esto en cuenta nos encontramos con que hay algunos pájaros que parecen más numerosos que otros. Esta percepción depende de diversos factores. Así, una especie que se detenga en lugares abiertos, y en lugares frecuentados por los observadores, parecerá sin duda frecuente. El caso más claro es la collalba gris, cuyos grupos se detienen en prados y tierras de labor de la costa.


y también la tarabilla norteña, que se detiene también en espacios abiertos, compartiendo muchas veces el hábitat.



Otras especies parecen abundantes en esta época simplemente porque son muy frecuentes, el ejemplo más claro es el mosquitero musical, una de las aves más numerosas de Europa.



Sin embargo otras especies parecen quizá más escasas de lo que realmente son, como por ejemplo el colirrojo real, que busca el refugio de árboles y arbustos, y es además muy esquivo.


Otro caso llamativo es el de la curruca zarcera, que suele refugiarse entre las zarzas, esta es una de las pocas que he podido observar esta temporada al descubierto.


Otras especies parecen más escasas de lo que realmente son, porque ocupan hábitats muy concretos, es el caso de las especies propias del carrizal, como el carricero común.


Y hay algunas que sí son claramente escasas, y producen muy pocos registros cada año. Un ejemplo puede ser el de la curruca mosquitera, que podemos ver en esta fotografía que me cede amablemente mi compañero Alfonso Caso, vista en Gijón. El resto de fotos procede de esta temporada en el concejo de Gozón.





miércoles, 8 de septiembre de 2021

El aguilucho lagunero, migrador parcial

 El pasado 4 de septiembre pude observar un ejemplar juvenil de aguilucho lagunero occidental Circus aeruginosus en la zona de Cabo Negro. No es ésta una especie muy común en Asturias, donde no se reproduce y aparece de forma aislada y dispersa casi en cualquier época del año, salvo el periodo de cría.


El aguilucho lagunero es un claro ejemplo de migrador parcial, lo que significa que una parte de la población migra y otra no. Así, las poblaciones del Este y Norte de Europa se dirigen sobre todo a África a invernar, al sur del Sahara. Estas migraciones se han estudiado bien en las poblaciones suecas, donde a través de estudios de radiomarcaje se ha observado que las aves viajan a través de una estrecha franja que atraviesa la zona mediterránea ibérica.



Por contra, otra parte de la población, sobre todo la que habita en el SO de Europa, Península Ibérica y Francia, es sedentaria y permanece todo el año. Estas poblaciones se ven además aumentadas por aves del norte que prefieren invernar aquí en lugar de seguir la ruta completa africana. Es llamativo el caso de la Comunidad Valenciana, donde esta especie no cría pero invernan varios cientos de ejemplares de acuerdo a la Monografía de la SEO.


¿De dónde proceden las aves registradas en Asturies? Es poco probable que se trate de migrantes europeos, dado que sus rutas de viaje nos quedan muy lejos, y se trataría más bien de aves ibéricas, en movimientos dispersivos tras el periodo de reproducción. Sus registros han ido en ligero aumento coincidiendo con el aumento de las poblaciones ibéricas, prácticamente triplicadas a finales del siglo XX. En algunos casos han llegado a asentarse por largos periodos hasta establecer una pequeña invernada, sobre todo en el litoral, como ya refleja el mapa de distribución de la especie en SEO.


Para saber más:

Strandberg R., Klaassen R.H.G., Hake M., Olofsson P., Thorup K. & Alerstam T. 2008. Complex timing of Marsh Harrier Circus aeruginosus migration due to pre- and post-migratory movements. Ardea 96: 159–171