sábado, 19 de junio de 2021

No reproductores, futuros reproductores

 La segunda parte de la primavera es en Asturias una época interesante para los ornitólogos. En los meses de mayo-junio se pueden observar individuos de algunas especies que ya no están en paso migratorio, ya que éste transcurre antes de su observación, ni están criando porque Asturias cae mayormente fuera de su área de reproducción. Son lo que podemos llamar "no reproductores".

El águila pescadora Pandion halietus es una de las especies de las que muchos años se registra algún ejemplar de estos primaverales. El día 12/05 pude observar un ave en la ensenada de Bañugues que fue insistentemente acosado por córvidos.



Estos individuos no reproductores pueden ser aves inmaduras, que aún no han alcanzado la madurez sexual, o bien adultos que por diversas razones (falta de pareja, fallo en la puesta, etc.) no han podido criar ese año. Tal es el caso de este grupo de tres espátulas Platalea leucorodia que localicé el día 13/06 en La Granda, con un ave del año pasado y dos adultos.


Espátulas que al día siguiente ya eran cinco ejemplares al sumarse otros dos adultos al grupo. Uno de los adultos observado ambos días portaba anillas, siendo originario de la isla holandesa de Vlieland donde fue anillado en junio de 2018 como pollo. Aparte de varias observaciones en su lugar de origen el otro registro de este ejemplar se produjo en septiembre de su primer año, como invernante.


En la foto anterior se pueden observar acompañando a las espátulas sendos ejemplares de dos de las no reproductoras más frecuentes en Asturias, la garceta, que se observa tanto en embalses como en estuarios costeros, y la garza real.

Es frecuente que en los estuarios costeros una vez finalizada la migración prenupcial se queden algunas aves no reproductoras, como es el caso de dos archibebes comunes que llevo viendo esta semana en la ensenada de Llodero.


Y también es habitual el registro de algunas aves marinas que se quedan por la costa de forma divagante. Hoy mismo observé un ejemplar de charrán patinegro de pesca en la bahía de Lluanco.


Lo importante de estos ejemplares no reproductores es que en no pocas ocasiones actúan a modo de pioneros. Van explorando nuevas zonas y con el tiempo y si las condiciones les favorecen se convierten en reproductores. Tal es el caso de la cigüeña blanca, que en los últimos años ha vuelto a criar en algunas zonas de Asturias, en especial en la altiplanicie de La Espina, donde este año hay varias parejas con pollos.


O el más reciente ejemplo de la garza real, de la que poco a poco comienzan a establecerse unas pocas parejas en territorio asturiano. Una de ellas ha hecho su nido en el parque de Ferrera en Avilés, y ya han volado nada menos que cuatro pollos. Esta foto corresponde a uno de los pollos en sus primeros días de vida allá a finales del mes de abril.








domingo, 13 de junio de 2021

Alcaudón dorsirrojo, migración larga y extraña

 La últimas especie en llegar conforme va avanzando la estación reproductora es casi siempre la misma, el alcaudón dorsirrojo Lanius collurio. La mayor parte de las aves llega a lo largo de la segunda quincena de mayo. Esto ocurre porque, entre otras características notables, el dorsirrojo realiza en primavera una migración muy llamativa.


Los cuarteles de invierno de este alcaudón se encuentran en el sureste del continente africano. Por estudios realizados con radiomarcaje, se sabe que entre finales de marzo y primeros de abril abandona sus áreas de invernada, y en un vuelo en dirección nordeste alcanza el llamado Cuerno de África, donde realiza su primera parada migratoria. Desde aquí cruzan de un vuelo toda la Península de Arabia para alcanzar el sureste de Europa.


Para muchos dorsirrojos este constituye el final de su periplo, no en vano aquí se reproducen aproximadamente las 3/4 partes de la población total. Pero a las aves ibéricas, que representan entre un 1% y un 2% del total y se encuentran en el norte peninsular, aún les queda la última parte del viaje. Subirán aún por el continente europeo para evitar la cordillera alpina, y un último desvío les traerá hasta nosotros. En total, un camino que les habrá llevado entre 10.000 y 12.000 km.


A continuación se puede ver el gráfico donde se representa esta migración primaveral, en azul. Como se trata de aves radiomarcadas en Europa del oeste he añadido la última parte de la ruta, la que llevarían a cabo las aves asturianas.



Se sabe positivamente que todos los alcaudones siguen esta ruta tan aparentemente extraña, y podemos preguntarnos el porqué. Varios estudios genéticos recientes muestran que la mayor diversidad para la especie se encuentra en el este de Europa, justamente donde comenté al principio de la nota que se encuentra la mayor parte de la población. Y es que durante la época glaciar el principal refugio para la especie mientras Europa se encontraba cubierta de hielo estuvo en la Península de los Balcanes.


Por tanto, la explicación de esta ruta tan aparentemente extraña es como siempre evolutiva. Fue la que permitió sobrevivir a estas aves durante el máximo glaciar, y así quedó fijada. Las poblaciones ibéricas representan de esta forma un fondo de saco, el resultado de la expansión territorial de los dorsirrojos durante los últimos miles de años, y probablemente por ello se encuentran entre las más frágiles.

En Gozón el alcaudón dorsirrojo no es precisamente abundante, dada la escasez de su hábitat ideal, el mosaico de campiña con setos y espinos abundantes donde clavar sus presas. Apenas contamos con unas pocas parejas, alguna de ellas en el entorno del Cabo Peñas donde he podido sacar las fotos que ilustran esta entrada.


Para saber más:

Tøttrup AP, Klaassen RH, Strandberg R, Thorup K, Kristensen MW, et al. (2012) The annual cycle of a trans-equatorial Eurasian-African passerine migrant: different spatio-temporal strategies for autumn and spring migration. P Roy Soc B-Biol Sci 279:1008–1016

  

Pârâu LG, Frias-Soler RC, Wink M (2019) High Genetic Diversity among Breeding Red-Backed Shrikes Lanius collurio in the Western Palearctic. Diversity 11:31.




lunes, 24 de mayo de 2021

Caballitos de primavera

 La primavera es la época del año en que arranca la temporada de odonatos. Estos interesantes insectos, propios de zonas húmedas, se dividen en dos grupos, las libélulas o anisópteros y los caballitos del diablo o zigópteros. Estos últimos son más pequeños y ligeros, y durante estos meses primaverales encontramos varias especies en el concejo de Gozón, que habitan diferentes biotopos.

El más tempranero es el caballito rojo Pyrrhosoma nymphula, que habita pequeños remansos de agua, siempre que tenga cierto grado de limpieza. Es frecuente observar a los machos reposar sobre las hojas.


También habitante de los remansos, y no tan exigente en cuanto a la calidad del agua es el caballito conocido como "bella dama". Tanto machos como hembras reposan cerca del agua, donde suelen revolotear para capturar pequeños dípteros.


Hay varias especies de caballitos azules. Una de ellas es Coenagrion mercuriale, que habita los pequeños regatos, con poca agua pero con abundante vegetación. Como estos medios están en fuerte regresión en Europa es una especie protegida.


Otro de los caballitos azules es Enallagma cyathigerum, que habita en los bordes de grandes masas de agua, como embalses. En Gozón hay una buena población en el pantano de La Granda. Las hembras son de varios colores, tanto azules como verdosas.


Los léstidos son un grupo de caballitos de tonos verdes, que cuentan con varias especies en Asturias, casi todas ellas se ven en Gozón. Una de las más llamativas es Lestes dryas, que habita charcas someras con vegetación densa. No es frecuente, en las charcas de Xagó contamos con una buena población.


Todas las fotos han sido hechas en diversos puntos del concejo durante los meses de abril y mayo.


miércoles, 12 de mayo de 2021

Limícolas con retraso

 Mayo es el mes por excelencia en la migración de las aves limícolas. Ello es debido a que generalmente se produce durante este mes el grueso del paso por parte de las aves que invernan en África. Los grandes picos se dan generalmente durante la primera semana, pero este año parece que van con retraso. Ya estamos casi a mediados de mes y apenas se han dejado ver. Tan sólo pequeños bandos de las tres especies que son mayoritarias en esta época: chorlitejo grande, correlimos tridáctilo y correlimos común. Uno de estos bandos mixtos lo registré el pasado domingo en Bañugues.



A continuación un poco más en detalle, de otro bando mixto observado hoy en Llodero. Lo bueno de esta época es que las limícolas viajan ya con su librea nupcial, una excepción son los correlimos tridáctilos que lo van adquiriendo a medida que migran, y la mayoría sólo lo exhiben completo a finales de mayo.




Junto a estas tres especies mayoritarias viajan otras, que también hacen gala de sus preciosos vestidos nupciales, como un par de vuelvepiedras localizados hoy en Llodero.





viernes, 7 de mayo de 2021

Dos visitantes ilustres

El mes de mayo suele ser bueno para observar especies inusuales en Asturias. Hoy pude registrar dos de ellas en el embalse de La Granda. La primera, una cigüeña negra Ciconia nigra que reposaba en la orilla opuesta del pantano; localizada ayer por Marcial Rodríguez Benito, la estuve disfrutando un buen rato.


Las cigüeñas negras son ocasionales en Asturias, y buena parte de los registros ocurren en esta época. Es posible que se trate de aves europeas, las cuales vuelven a sus lugares de cría a través de una ruta que atraviesa la Península Ibérica. Las aves jóvenes, como ésta de La Granda, son las más susceptibles de presentarse fuera de sus rutas tradicionales.


El segundo registro interesante de la jornada fue el de una garceta grande Ardea alba, que se alimentaba a corta distancia de la cigüeña.


Los registros de esta especie han ido en aumento en los últimos años, aunque sigue siendo un ave escasa que siempre es agradable localizar. Tiene varias poblaciones disyuntas, algunas en el oeste de Europa. De una de ellas, en el oeste de Francia, la reserva del Lac de Grand-Lieu, es de donde proviene este ejemplar, que portaba varias anillas de colores que pude certificar gracias a unos colegas ornitólogos que coincidieron conmigo en la observación.










sábado, 1 de mayo de 2021

Sírfidos migrantes

Existen diversos grupos de insectos que presentan especies migradoras. A día de hoy hay varios que han sido ampliamente estudiados, en especial las mariposas diurnas, pero hay otros grupos de los que se desconocen bastantes cosas, y entre ellos se encuentran los sírfidos.


Esta familia de dípteros presenta varias especies migradoras, pero hay dos que destacan por encima de las demás. A partir de mayo empiezan a detectarse concentraciones de ambas en el litoral asturiano. Hoy por ejemplo pude contabilizar en dos parcelas diferentes, a las afueras de Luanco, unos 70 Episyrphus balteatus y 10 Eupeodes corollae, que son las dos especies a las que me refiero.





Ha sido en Inglaterra, como no, donde se ha analizado más a fondo la entidad de estas migraciones. Así, varios estudios realizados con ayuda de radares arrojan cifras espectaculares. La migración de primavera comienza a principios de mayo, se alarga durante los meses de mayo y junio, e implica en torno a 500 millones de sírfidos, la inmensa mayoría de las dos especies comentadas.



La importancia de estas migraciones para los ecosistemas de las islas es tremenda. Supone un enorme trasvase de biomasa desde el continente; además estos insectos colaboran de forma decisiva en la polinización de la flora silvestre, y cuando se reproduzcan sus larvas se alimentarán de una ingente cantidad de pulgones, que se calcula en miles de millones.



miércoles, 28 de abril de 2021

Collalbas en migración

A lo largo de este mes de abril hemos podido asistir a una migración muy activa de collalbas grises Oenanthe oenanthe por Asturias, tanto en zonas de montaña como en la rasa costera. Yo he podido detectar pequeños grupos de esta especie en zonas favorables del litoral de Gozón (Cabo Peñas, Cabo Negro, playa de Xagó...), grupos de hasta 7 ejemplares a los que pertenecen las fotos que ilustran esta entrada.

 


Las collalbas grises son aves de zonas abiertas que presentan en primavera una estrategia migratoria muy definida, con frecuentes y cortas paradas para reponer grasa. Así, los estudios realizados confirman este modelo, según el cual las collalbas viajan por la noche (son migrantes nocturnas estrictas) y se detienen con el día, para volver a partir la noche siguiente. Esta estrategia les permite cubrir entre 200 y 300 km en cada etapa en condiciones favorables. 



Esta forma de migrar es posible dado que la collalba se detiene en zonas abiertas, donde tiene un mayor campo de acción para conseguir alimento, y a que presenta una alta eficacia en la acumulación de reservas, dado que empieza a conseguir grasa adicional con los primeros alimentos que ingiere.


De esta manera las collalbas grises van salvando, en el tiempo que dura su migración, que estaría entre 1 y 2 meses, la distancia que media entre sus cuarteles de invernada en África y las áreas de reproducción. Una encrucijada de caminos se sitúa en zonas como la isla de Helgoland, donde las aves que se dirigen a Islandia y Groenlandia deben cruzar una amplia franja de mar abierto. 

Los estudios realizados en esta zona arrojan el dato de que las collalbas que se dirigen a estas zonas (subs. leucorhoa) permanecen en muchos casos más de un día alimentándose, mientras que las de la subs. nominal que siguen camino vía Escandinavia apenas se detienen una jornada, siguiendo el mismo modelo migratorio que hemos visto hasta ahora.




Para saber más:

Delingat  J.,  Dierschke  V.,  Schmaljohann  H.,  Mendel  B.  & Bairlein  F.2006.  Daily  stopovers  as  optimal  migration  strategy in  a  long-distancemigrating  passerine:  the  Northern  Wheatear Oenanthe oenanthe. Ardea94(3): 593–605.

Dierschke, V., Delingat, J. Stopover behaviour and departure decision of northern wheatears, Oenanthe oenanthe, facing different onward non-stop flight distances. Behav Ecol Sociobiol 50, 535–545 (2001). https://doi.org/10.1007/s002650100397