jueves, 17 de enero de 2019

El ave del año y Asturias

Cada año la Sociedad Española de Ornitología declara una especie como "Ave del Año", con el fin de llamar la atención sobre su estado, así como promover actuaciones encaminadas a su conservación. Este 2019 el "Ave del Año" es el chorlitejo patinegro Charadrius alexandrinus.


El chorlitejo patinegro es un ave limícola que cría en latitudes templadas, tanto en playas arenosas como en lagunas saladas del interior. Presenta una distribución cosmopolita, estando presente en todos los continentes, por eso su situación está considerada como No Amenazada. Sin embargo en Europa su población ha disminuido mucho, debido sobre todo a la degradación de su hábitat, por eso se la considera Vulnerable.



En la Península Ibérica aún persiste un buen número de parejas, entre 5-6.000, alrededor de un 20% de las que se encuentran en Europa. Sobre todo crían en los humedales mediterráneos, habiendo zonas donde es muy escaso, como en la costa gallega.


En Asturias esta especie debió criar regularmente hasta mediados del siglo XX, pero por desgracia desapareció hacia los años 70, según refiere el gran Alfredo Noval. Por eso actualmente sólo se observa en sus viajes migratorios. Así y todo es bastante escasa por lo general. Por ejemplo en 2018 mi único registro fue de dos aves (macho y hembra) el día 26 de mayo en la playa de Bañugues.



Su temporada migratoria primaveral es bastante amplia. Así, uno de mis registros de 2017 data del 25 de marzo, y algún año anterior la pude observar incluso a fines de febrero. Estas aves tempranas deben proceder sin duda de zonas de invernada en la Península Ibérica.


En otoño es aún más escasa y difícil de observar. El 04/09 de 2015 dos jóvenes del año acompañaban a un grupo de correlimos tridáctilos en la playa de Xagó.



Estas aves en migración deben proceder de sus zonas de cría del oeste de Europa. Así, en 2015 pude observar en Bañugues un ave anillada en la Bretaña francesa.



Como digo, hoy en día esta especie está seriamente amenazada debido a las elevadas presiones humanas que pesan sobre su hábitat, presiones que todos podemos imaginar y que no voy a enumerar aquí. En lo que a nosotros concierne podemos contribuir a su conservación, tratando de perturbar lo menos posible a las aves que por aquí transitan, dado que sus paradas en nuestras playas son decisivas para que puedan llegar con éxito a sus zonas reproductoras.

lunes, 14 de enero de 2019

Comiendo en el suelo

Durante el invierno los parques urbanos se convierten en un albergue seguro para un buen número de paseriformes, debido a la variedad y diversidad de especies vegetales que se encuentran en los mismos. Aquí encuentran tanto alimento como refugio, siendo un ejemplo de esto algunas especies de fringílidos como los camachuelos o los pinzones.



Tanto unos como otros suelen alimentarse en el suelo, dado que encuentran un buen recurso alimenticio en los frutos y bayas que quedan en la base de los árboles y arbustos. Por eso resulta contraproducente la limpieza a fondo de los prados del parque y dejarlos como si se fuera a jugar al golf en ellos. Siempre es conveniente dejar zonas sin tocar para que las aves puedan hacer uso de ellas.



Ambas especies pueden consumir una buena variedad de semillas, entre ellas las de fresno, gracias a estar dotados de picos fuertes y resistentes, que no son asequibles a demasiados pájaros. Hace pocos días pude observarlos y registrarlos en vídeo en el parque de La Magdalena en Avilés alimentándose de estas duras y correosas semillas.













lunes, 7 de enero de 2019

Unas cuantas argénteas

En esta época invernal se pueden localizar unas pocas gaviotas argénteas Larus argentatus entre los grupos de gaviotas presentes en el litoral en torno al Cabo Peñas. Los adultos se pueden reconocer por su dorso gris pálido y las patas de tonos rosados, como se comprueba en este ejemplar observado en la playa de Bañugues.



Estos ejemplares son pocos y es probable que cada temporada se trate de los mismos, por ejemplo este ave anillada 7CJ5 anillada en la isla de Guernsey y que lleva desde 2011 acudiendo a la zona para pasar el invierno.



La razón de que sean tan pocas es que la gaviota argéntea es básicamente sedentaria o migrante de muy corta distancia, siendo la costa cantábrica el límite sur de su distribución invernal.


También se pueden observar varios ejemplares de primer invierno, como éste localizado hoy también en Bañugues.


Frente a las patiamarillas locales, las argénteas juveniles se caracterizan por sus tonos más claros, como se puede ver en esta comparativa de otro juvenil localizado en el Cabo Peñas. El pico puede ser bastante bicolor.



miércoles, 2 de enero de 2019

¿Del sur o del norte?

Esta mañana pude localizar una aguja colinegra Limosa limosa en la playa de Bañugues. Se trata de un registro un tanto inusual, dado que no tengo constancia de ningún ejemplar invernante por Asturias. Por su actitud parecía llegar de un largo trayecto, ya que se encontraba reposando en la orilla entre las gaviotas.



Con estas aves que aparecen de repente en pleno invierno nos entra la duda de si proceden de zonas al norte o al sur. Las que vienen del norte lo hacen por un empeoramiento temporal en sus áreas habituales de invernada, en el caso de la aguja colinegra la zona sur de las islas británicas, normalmente debido a condiciones climáticas como olas de frío.


Las que vienen del sur lo harían con gran probabilidad  debido a anticipaciones en los movimientos migratorios. En el caso de la aguja colinegra hay que tener en cuenta que se trata de un migrante muy temprano, y que ya en enero se detectan desplazamientos entre las áreas de invernada africanas y los arrozales del oeste de la Península Ibérica, donde tienen una fuente de alimentación fundamental para su supervivencia.




domingo, 30 de diciembre de 2018

Cardera, visitante inesperada

Durante este mes de diciembre mi compañero Toño Caballero y yo mismo hemos podido observar varios ejemplares de la mariposa cardera Vanessa cardui en el municipio de Gozón, como por ejemplo este individuo que pude fotografiar en el entorno de la playa de Xagó.


Los registros de esta mariposa en época invernal resultan ser bastante inesperados. Hace poco realicé una entrada sobre el ciclo anual de la especie durante 2018 en el concejo de Gozón, que resultó responder al esquema típico, con la llegada de ejemplares en primavera, nacimiento de una nueva generación en verano y migración al sur a comienzos del otoño.


Los ejemplares de diciembre deben ser descendientes de aquellos nacidos en Europa durante el verano, es decir se corresponden con la tercera y última generación anual. Estas mariposas nacen en África, en lugares tan al sur como la franja del Sahel (al borde del desierto del Sahara) y son los que inician los viajes hacia el norte. Esta suposición la he podido ver reafirmada esta tarde con la detección de una pareja en cópula en los alrededores del pantano de La Granda.


Lo que sucede es que en esta primera migración anual las carderas no suelen llegar más arriba del sur de la Península Ibérica. Sin duda este mes de diciembre tan atípico ha favorecido su arribada a zonas tan  norteñas. A su vez, las altas temperaturas continuadas que llevamos la segunda mitad del mes han favorecido la supervivencia de las carderas, pero será difícil que tengan éxito en estos intentos reproductores si el invierno se normaliza.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Gallinetas por Verdicio

Hasta hace pocos años no era sencillo observar gallinetas Gallinula chloropus por Gozón, ya que además de no ser una especie demasiado frecuente su comportamiento es bastante esquivo, huyendo a ocultarse a poco que nos detectan. Sin embargo, en muchos lugares parece haberse vuelto más confiada, tolerando mucho mejor la presencia del ser humano, como ha sucedido con el ánade real.


Esta tolerancia ha favorecido su expansión, y hoy en día no hay prácticamente un humedal que no cuente con la presencia de esta especie, por pequeña que sea su extensión. La vemos en los remansos de arroyos y regatos, charcas, embalses, etc...


En estas zonas además la gallineta se ha vuelto sedentaria, y habita todo el año, mientras que antes tenía sobre todo carácter estival. Podemos ver conviviendo los ejemplares adultos, de tonos más oscuros y con el pico más colorido, con los jóvenes de este año, de tonos marrones y el pico más apagado.


Como digo la gallineta se encuentra repartida por todo el concejo de Gozón. Uno de los lugares donde resulta más sencilla de observar es la charca de la playa de Verdicio, donde crían 2 o 3 parejas, y donde he realizado estas fotos hace pocos días, llegando a contar hasta 6 aves.



sábado, 22 de diciembre de 2018

El pajarín de la Navidad

Esta mañana he inaugurado mi temporada invernal de observación de aves con un paseo por los alrededores de Luanco. En este trayecto me pude sentir muy acompañado, como es habitual en el invierno, por una buena cantidad de petirrojos que salían a mi paso. Ya hay menos que en otoño, hace apenas un mes, pero el pequeño raitán es un amigo fiel y nos lo podemos encontrar casi en cualquier lugar, siempre que cuente con un pequeño refugio donde ocultarse en caso de necesidad, un pequeño árbol, arbusto, etc..



El petirrojo es un pájaro muy popular en muchos lugares de Europa, especialmente en Inglaterra, donde ha sido declarada como ave nacional. Aquí se asocia especialmente a la Navidad, época en la que resulta habitual en las tarjetas y dibujos de felicitación, junto a otros elementos típicos de estas fechas, como la nieve y los arbustos de bayas rojas, especialmente el acebo.



La razón de esta asociación puede ser fácil de entender. En el sur de Inglaterra, como en Asturias, el número de petirrojos aumenta en invierno con la llegada de aves procedentes de Escandinavia o de Escocia, y muchos de ellos se refugian en los jardines de las casas. Tenemos que tener en cuanta también que durante el siglo XIX, cuando se populariza esta imagen, el clima era mucho más duro (no tenemos más que recordar las historias de Dickens), y que en las casas inglesas plantar acebo en los jardines es una tradición.


No faltan tampoco las explicaciones alternativas. Por ejemplo, en el siglo XIX los carteros ingleses, que entregaban las felicitaciones navideñas que mucha gente aguardaba con gran ansiedad, vestían de rojo, y este hecho hizo que se les asociara con los petirrojos (en inglés robin) y la Navidad.








También hay leyendas cristianas que vinculan al petirrojo con el cristianismo. Por ejemplo un precioso cuento irlandés narra que, para avivar el fuego que calentaba al Niño Jesús en el portal, un pequeño pájaro marrón aleteó de forma incansable hasta que las llamas le quemaron el pecho, que se quedó rojo para siempre. Ese fue el origen del petirrojo.


Sea como sea, lo cierto es que el pequeño raitán es el pájaro por excelencia de la época navideña, y por eso aprovecho una de las fotos que tomé hoy para mi tarjeta de felicitación. Felices Pascuas para todos.