sábado, 15 de diciembre de 2012

Muerte de una lechuza

Haciendo una pequeña ruta en la mañana de hoy por el litoral de Antromero me encontré con un cadáver de lechuza común Tyto alba en un prado. El cadáver estaba prácticamente entero, aunque ya bastante descompuesto, conservando una gran parte de las plumas, sobre todo de las alas y la cola.


Es evidente que me entristece el hallazgo, la muerte de un animal tan emblemático como éste es siempre una mala noticia. Pero al menos me confirma que aún se encuentran curuxas en Gozón. Es evidente que por el lugar donde la encontré podemos descartar como causa de la muerte de esta lechuza el atropello por vehículos, que en todos los estudios sobre la mortalidad de la especie aparece siempre como la causa principal.


Casualmente, en la excursión que hicimos la semana pasada por la ría de Villaviciosa encontramos los restos de otra lechuza muerta en similares circunstancias. ¿Qué puede haber ocurrido? Otros dos factores que causan bastantes bajas en esta rapaz nocturna son los disparos y la predación por parte de otros animales. El primero de éstos creo que se puede descartar, ya que no aprecié ninguna herida en el animal.


En cuanto a la predación, es muy improbable. El principal depredador de la lechuza es otra rapaz nocturna, el búho real, que está ausente de la zona. El otro es el halcón peregrino, que podría cazarlas al amanecer o en las últimas horas de la tarde, periodo en el que ambos coinciden estando activos. Sin embargo, la lechuza no parecía desplumada, y las escasas plumas que se veían alrededor del cadáver parecían más bien el efecto de carroñeo por parte de zorros o córvidos.


Por lo tanto, yo me inclino por causas naturales. Quizá esta lechuza haya muerto, simplemente, de hambre. Puede que ya a estas alturas del año sus presas mayoritarias, principalmente pequeños roedores, escaseen. Las lechuzas son capaces de criar un número variable de pollos, entre 3 y 6, que además pueden tener diferentes edades al eclosionar en momentos sucesivos. Consiguen con ello unas elevadas tasas de fecundidad, lo que redundará en un buen crecimiento de la población si hay presas suficientes en invierno. Sin embargo, si el invierno no es favorable, una buena parte de estos jóvenes morirá en invierno.



La otra posibilidad es la que probablemente se os habrá ocurrido a alguno, que esta pobre lechuza haya ingerido alguna presa con veneno. Eso, me temo, nunca lo llegaremos a saber.



11 comentarios:

  1. No quiero ser cenizo, pero desde la 1ª foto, pensé en el veneno, cada vez que paso por las tiendas de jardinería y veo los estantes llenos de topicida, ¡me pongo malo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, yo prefiero no pensarlo y dejar el beneficio de la duda, aunque si apareciese otro predador muerto me parece que ya no me quedarían muchas...Un saludo

      (PD. Chiste ornitológico: yo tampoco quiero ser cenizo, prefiero ser lagunero...;-)

      Eliminar
  2. Tengo alguna controlada criando en Gozón, es escasa pero alguna queda, y en invierno entran más. Por ejemplo en la nevada del 9 de Enero de 2010, había por lo menos 4 cazando en la carretera Avilés-Luanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, menos mal, las que yo tenía fichadas acabaron desapareciendo...es probable que ésta sea de las que llegan en invierno, al menos eso pensé. Lo que sí es cierto es que en esta época se pueden detectar al atardecer y también al amanecer, 4 juntas nunca he llegado a verlas.

      Eliminar
  3. Es una pena.. En el campo andalúz existía la costumbre de poner un poco de aceite para atraerlas. ¿Hay algo de cierto en esto?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no tenía ni idea, y después de ver tu comentario he indagado un poco, encontrando esta referencia:

      En las noches obscuras cualquiera luz la atrae: una ventana iluminada o una lámpara; de donde viene quizá la creencia vulgar de que chupa el aceite de las lámparas de las iglesias.

      Igual la costumbre viene de eso, no sé. Hay un precioso poema de Antonio Machado que habla de una lechuza que se bebía la luz de una lámpara.

      http://www.magrama.gob.es/ministerio/pags/exposiciones/aceite/www/imagenes/poesia_antonio_machado.html

      La verdad es que las supersticiones y creencias acerca de las lechuzas deben ser innumerables. Un saludo Pilar

      Eliminar
    2. No se si voy a repetir este comentario, porque es la segunda vez que lo hago. Decía que como no se pierde nada, voy a colocar un poco de aceite o un trozo de tocino como dice Juan Villar, en la portiella de un prao de Pruvia, donde hace muchísimo tiempo vi una. Digo yo que cuando tantos coinciden algo de verdad habrá.

      y, que hace unos días vimos una muerta en el arcén de una autovía de entrada a Gijón, Javier de "criaturas feroces" fue el que se dio cuenta.

      Bueno José A. de nuevo gracias por tu respuesta.

      Eliminar
    3. Pues si tienes éxito y atraes alguna lechuza me lo cuentas porfa, que me intriga mucho...Yo no creo mucho en esas cosas pero nunca se sabe...

      Yo también vi una muerta en la carretera hace poco, la puse en mi otro blog, por desgracia es una víctima frecuente de atropellos. Gracias a ti Pilar. Un saludo

      Eliminar
  4. Cuando los vecinos me vieron cargar con la caja nido me dijeron que no había nada mejor que colgar un trozo de tocino para atraerlas.... Leyenda rural o vete a saber.
    ;)
    Me da pena encontrarlas muertas, especialmente en las cunetas de autopistas, bueno sinceramente me da pena de todos los animales verlos así, pero especialmente de las nocturnas, pues sabemos muy poco de ellas y encima no parece que les esté yendo muy bien estos años. Pocas lechuzas he visto últimamente en mis paseos nocturnos.

    Quiero creer que en la zona en la que la encontraste no haya venenos y haya sido por causas naturales...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo localizo casi más muertos que vivos de rapaces nocturnas, la verdad es que es una carnicería...Yo tampoco quiero pensar en venenos compañero, era lo que nos faltaba¡¡¡

      Lo del tocino, me suena a chino, valga el pareado...No sé, igual es cierto. También puede ser que el tocino atraiga a los ratones y detrás lleguen las lechuzas. Vete tú a saber.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Hoy mismo, una atropellada y bien conservada aqui: http://goo.gl/maps/1fjx9 :(

    ResponderEliminar