sábado, 19 de agosto de 2017

Lechuza atropellada

En el concejo de Gozón son dos las víctimas más abundantes de atropellos en carretera: por un lado, los erizos, que mueren casi a decenas, y por el otro las rapaces nocturnas. Estas aves suelen cazar desde posaderos o perchas, que utilizan a modo de atalayas desde donde vigilar a sus presas. Las carreteras, con sus señales de tráfico, mojones, postes telegráficos, etc., constituyen áreas ideales de caza para ellas. Son además aves de vuelo bajo, lo cual motiva que el cruce de una carretera suponga una alta posibilidad de colisión. Hace unos días me encontré con una pobre lechuza común Tyto alba atropellada en la zona de Budores, cerca de una casa donde durante muchos años crió una pareja.




Tras localizarla en la carretera la retiré de la misma para poder fotografiarla mejor. He buscado varios datos para comprobar la magnitud de esta amenaza para la lechuza, y los datos no dejan lugar a dudas: 140 lechuzas al menos muertas por atropello en 2008 en Asturias, 178 lechuzas muertas al año en la provincia de Salamanca, 57 atropelladas en el Campo de Cartagena en una década... La época más delicada para la especie suele ser el final del verano, cuando se emancipan los jóvenes que están mucho más expuestos por su inexperiencia, como demuestran muchos estudios.


Además de los atropellos en la carretera, otras amenazas se ciernen sobre nuestra pobre curuxa. La destrucción de las viejas construcciones donde anida, el empleo de rodenticidas que las acaba envenenando, las muertes por disparo o por caducas supersticiones... No es extraño que según constatan los censos de la SEO su población haya disminuido un 13% en la última decada.




lunes, 14 de agosto de 2017

Mosquitero papialbo en paso

A mediados de agosto ya está plenamente activa en el litoral asturiano la migración postnupcial de los paseriformes transaharianos. Se trata de una época muy buena para observar especies inusuales en cualquier otro momento del año. Esta mañana pude localizar un buen grupo de mosquiteros en el Cabo Peñas, moviéndose entre los pinos, entre los cuales me llamó la atención uno con el vientre de un blanco casi puro. Afortunadamente pude tomarle alguna fotografía, confirmando que se trataba de un mosquitero papialbo Phylloscopus bonelli.


Además de las partes inferiores tan blancas, otros rasgos útiles en la identificación de este mosquitero son los tonos pardos del dorso, el panel amarillento en las alas y las rectrices también amarillentas.


Se trata éste de un mosquitero muy forestal, cuyo hábitat preferente está formado por los bosques maduros de caducifolios. El área de cría se encuentra en el suroeste de Europa y norte de África, y la de invernada en el África tropical. En Asturias está bastante extendido durante la reproducción, pero en migración es escaso. De hecho se trata de mi primera observación en el concejo, y por tanto una especie nueva para el blog.






miércoles, 9 de agosto de 2017

¿Una nueva especie?

Los estudios moleculares y genéticos están revolucionando a pasos agigantados el campo de la taxonomía, en especial entre los invertebrados. Se están definiendo nuevos taxones a un ritmo difícil de seguir, cierto es que a veces con más acierto y otras con menos. Uno de los territorios más abonados para estos nuevos estudios es la Península Ibérica, donde están descritas desde antiguo formas diferenciadas de varias especies de insectos bien distribuidos por el continente europeo.

Un grupo al que se está prestando especial atención es el de las mariposas. Y alguno de los recientes hallazgos nos afecta directamente, como el que me ocupa hoy. Se trata del género Arethusana, del cual hasta ahora sólo hay una especie definida en Europa, la llamada pintas ocres Arethusana arethusa. En el brezal del Cabo Peñas tenemos una población de esta mariposa, de la que obtuve algunas fotos este fin de semana.


En el Sur de España hay una forma definida desde antiguo y denominada boabdil, mientras que en el norte de la Península Ibérica se define otra forma distinta, denominada dentata. Un reciente estudio (Dinca et al., 2015) basado en análisis moleculares determina que ambas formas (boabdil y dentata) corresponderían al mismo taxon, y además conformarían una especie nueva, que se denominaría Arethusana boabdil, diferente de la originalmente descrita A.arethusa. La nomenclatura de la nueva especie sería A.boabdil y no A.dentata dado que se trata de una denominación más antigua.

Varios estudios recientes están evaluando la distribución de ambos taxones en la Península Ibérica (Monasterio León et al. 2017) En una primera evaluación parece que las poblaciones de Cabo Peñas corresponderían a esta nueva especie (en caso de que termine siendo admitida). Por fortuna ambas son diferenciables morfológicamente. Aquí pongo la misma foto de antes, señalando los rasgos más típicos de A.boabdil, junto con una imagen obtenida en internet de A.arethusa, se aprecian bastante bien las diferencias.



Lo más probable es que ante la fortaleza de los hallazgos obtenidos A.boabdil acabe siendo aceptada como especie, con una distribución limitada a la P. Ibérica, N de África y S de Francia. De hecho en algunas obras generalistas (Leraut, 2016) ya se reconoce como tal. Si observamos el mapa de distribución obtenido de Tolman & Levington, 1997, una parte del área más occidental de distribución de A.arethusa correspondería a este nuevo taxon.


Sea una o la otra, es ésta una mariposa muy interesante, con un hábitat muy característico, las formaciones de brezal. Es típico observarla libando en los brezos, y también escondida entre los mismos, donde se repliega hasta ocultar la mancha naranja y quedar prácticamente oculta.



Tiene uno de los periodos más vuelos más cortos de todas nuestras mariposas, restringido prácticamente al mes de agosto, así que este es el momento para observarlas. En Asturias se presenta dispersa, aunque las poblaciones que existen normalmente se componen de bastantes ejemplares. Como ya comenté, en el brezal del Cabo Peñas tenemos la fortuna de contar con una de sus poblaciones asturianas.


Anoto aquí las referencias en las que he basado esta entrada:

DINCĂ, V.; MONTAGUD, S.; TALAVERA, G.; HERNÁNDEZ-ROLDÁN, J.; MUNGUIRA, M.L.; GARCÍA-BARROS, E.; HEBERT, P.D.N. & VILA, R. (2015). DNA barcode reference library for Iberian butterflies enables a continental-scale preview of potential cryptic diversity. Scientific Reports, 5: 12395

LERAUT, P. (2016). Butterflies of Europe and neighbouring regions. NAP editions. 1111 pp.

MONASTERIO LEÓN, Y., LERTXUNDI MANTEROLA, D. & ESCOBÉS JIMÉNEZ, R. (2017). Nuevos registros de lepidópteros de actividad diurna (Lepidoptera: Papilionoidea, Zygaenoidea) en Euskadi, Navarra y áreas limítrofes. Arquivos Entomolóxicos Galegos, 17: 27-42

TOLMAN, T. & LEVINGTON, R., (1997). Butterflies of Britain and Europe. Harper Collins, London, 320 pp.


lunes, 7 de agosto de 2017

Ya se van

Los milanos negros Milvus migrans se encuentran entre las primeras aves en llegar de África con el inicio de la primavera, y son también de las primeras en abandonarnos. Durante todo este tiempo es tal vez la especie más visible en los cielos de Gozón junto con el busardo ratonero. Es posible que se reproduzcan entre 10 y 15 parejas en el concejo.


En la segunda quincena de julio los milanos negros se van concentrando en pequeños grupos familiares, normalmente de 4 aves, aunque en alguna zonas estas concentraciones pueden ser más numerosas. Las fotos que ilustran esta entrada corresponden a uno de estos grupos de la zona de Iboya, donde se reproduce una pareja, observada en la última semana de julio.


A lo largo de la primera semana de agosto ya han desaparecido casi todos los milanos negros del concejo gozoniego. Su rumbo es el mismo que el de buena parte de los milanos del continente europeo, cruzando a África por el estrecho de Gibraltar en enormes flujos, tal como repasa este reciente artículo que se ha publicado sobre el tema.


Los estudios de migración han comprobado que la gran mayoría de milanos cruzan el estrecho en agosto, con unos pocos rezagados en septiembre. También se da la circunstancia de que emigran juntos jóvenes y adultos, en un intento de reducir la mortalidad de las aves en su primer año de vida que en el caso del milano negro es bastante elevada.







viernes, 4 de agosto de 2017

Al abrigo de las algas

Desde hace unos días, las aves limícolas que en mayo y principios de junio veíamos pasar rumbo a sus áreas de cría están volviendo de retorno al sur, a sus zonas de invernada africanas. Son de momento adultos cuyo plumaje está muy deslucido con respecto al que presentaban en la primavera.


Estos limícolas crían en latitudes muy septentrionales, donde la climatología favorable es realmente breve, por eso pasan allí un corto período, de dos meses como mucho.


Esta tarde en Bañugues pude registrar un grupito muy pequeño aunque con las tres especies clave del paso, de las que pongo varias fotos: correlimos tridactilo, correlimos común y chorlitejo grande. El máximo de paso de estas aves adultas tendrá lugar probablemente en la segunda quincena de agosto.


Este año han entrado bastantes algas en la playa de Bañugues, esas que tanto molestan y que muchos se empeñan en querer retirar de la playa. En esta época aún no es tan dominante el ocle Gelidium sesquipedale, y hay mucha más variedad de todo tipo de algas.




Para las limícolas conservar todo este conjunto de algas es sumamente importante. En primer lugar, les ofrecen un refugio para esconderse ante la avalancha de gente que puebla la playa en los días de verano. En segundo lugar es para ellas una fuente de alimento con la que reponer fuerzas para los miles de km que les quedan por delante. Pensemos en ello la próxima vez que nos quejemos de lo "sucia" que está la playa.





lunes, 31 de julio de 2017

Crías tardías

La reproducción de algunas especies de aves acuáticas puede prolongarse algo más de lo habitual, quizá porque las condiciones tan favorables de estos medios hacen que sea posible. Estos días se pueden observar por La Granda unas pocas crías tardías de dos aves propias del pantano: la focha Fulica atra y el somormujo lavanco Podiceps cristatus.


De esta última especie en los últimos años he podido comprobar que se repite el mismo patrón, un único pollo por temporada (algunos años incluso ni eso) que aparece en estas fechas tardías, la segunda quincena de julio. Es posible que la presión humana tan intensa del embalse haya conducido a este comportamiento, esta presión parece relajarse un poco una vez que se inicia el verano, y así los somormujos tienen una pequeña oportunidad para la cría. De momento el único joven que registro no se despega de su progenitor, que está pendiente de él continuamente.



En cuanto a las fochas, no resulta extraño que esta especie prolongue su temporada reproductiva hasta agosto, con la posibilidad de sacar dos polladas cada año. En La Granda pueden verse varios ejemplares adultos, muy lejos de los números de hace algunos años, aunque sólo se observan dos parejas con pollos de tamaño mediano, que como en el caso de los somormujos tampoco se separan de sus progenitores.





viernes, 28 de julio de 2017

Parecidos pero diferentes

Las libélulas del género Orthetrum se caracterizan por su morfología, relativamente aplanada, y los colores generalmente azules en los machos, mientras que las hembras son pardas. Son odonatos con un evidente dimorfismo sexual, de talla media. En Asturias contamos con tres especies de este género, de las cuales dos se encuentran en el concejo de Gozón. Durante estos días del mes de julio nos podemos encontrar a ambas.

Las dos especies son bastante similares en su estructura, pero se pueden diferenciar por varios rasgos fáciles de apreciar. Así, los machos de Orthetrum coerulescens tienen el abdomen completamente azul, y el dorso en tonos pardos. Es una especie bastante tardía, ya que los primeros adultos suelen aparecer ya bien entrado el verano, en el mes de julio, pudiendo volar hasta septiembre.


El hábitat típico de esta especie son las aguas corrientes, bien san arroyos o ríos ya más caudalosos. En Gozón se encuentra prácticamente en cualquier regato, y de hecho es la especie de odonato más ámpliamente distribuida en el concejo.


La segunda especie que podemos registrar aquí es Orthetrum cancellatum. Es un poco mayor, y aunque el macho también tiene tonos azules, los últimos segmentos del abdomen son oscuros con manchas amarillas. Otra diferencia más sutil es que el pterostigma de las alas es negro, mientras en la anterior especie es amarillento.


Esta libélula, a diferencia de la anterior, es típica de aguas quietas, y la podemos encontrar en charcas, pantanos, etc., lugares donde el macho patrulla las orillas. En Gozón es por ello mucho más escaso. Además, es de vuelo más temprano, y aparece con la primavera, en los meses de abril o mayo, volando generalmente hasta agosto.


Se observa de esta forma que dos especies muy similares, con las mismas características de comportamiento y territorialidad, presentan notables diferencias tanto en los medios donde se desarrollan como en el periodo del año en el cual vuelan los adultos. Esto es lo que permite a ambas compartir un amplia área geográfica, ya que muy difícilmente van a competir entre sí.

miércoles, 26 de julio de 2017

Más jóvenes: zarceros

El mes de julio vive una explosión de aves jóvenes como ningún otro en el año. Son una enorme cantidad de parejas las que culminan su periodo de cría en esta época, ya sea su primera y única nidada, la segunda o incluso la tercera. En consecuencia nuestra campiña se inunda de  jóvenes volanderos, entre ellos de zarcero común, o como se denomina ahora zarcero políglota Hippolais polyglotta, como los que pude observar ayer en el pueblo de Zeluán.


El zarcero común es un migrador total, cría en el SO de Europa e inverna en el oeste de África en una franja al sur del Sahel.


Cada especie de migrante tiene sus propias estrategias. La del zarcero consiste en no realizar la muda postnupcial hasta que llega a sus cuarteles de invierno. Por eso nos abandona muy rápido, el periodo principal de migración se desarrolla en agosto, mes en el que se observan aquí las últimas aves del año, pudiendo prolongarse en algunas zonas hasta la primera quincena de septiembre.


A pesar de su relativamente escasa zona de cría el zarcero común no es un ave escasa, de acuerdo a la Lista Roja de la UICN: son quizá entre 15 y 20 millones los que emprenden el viaje de retorno a África, entre adultas y jóvenes. Además, como comenté en una entrada reciente, se trata de una especie en expansión en los últimos años.


sábado, 22 de julio de 2017

Los últimos pollos de tarabilla

La tarabilla común Saxicola torquata es una de las especies de nuestra avifauna que presenta una temporada reproductiva más prolongada. Son nada menos que unas 20 semanas, alrededor de 5 meses, en las que una pareja puede sacar adelante hasta tres nidadas. Estos días de finales de julio están saliendo del nido los últimos pollos volanderos, de los que hoy pude detectar alguno en la campiña de Moniello.


Esta alta tasa de reproducción se explica en buena parte porque la mortalidad de la tarabilla es bastante elevada. Al ser aves que permanecen mucho tiempo al descubierto son muy sensibles a los depredadores, y también a las inclemencias meteorológicas. Los jóvenes de esta última generación lo tienen aún más complicado, ya que han de competir en un futuro tanto con sus padres como con sus hermanos mayores, que están más desarrollados.


Por contra, estos últimos pollos presentan algunas ventajas competitivas. Los estudios realizados indican que permanecen más días junto a sus padres que los jóvenes de las primeras nidadas, quizá porque sus padres no tienen tanta urgencia por expulsarlos. Este hecho aumenta sin duda sus posibilidades de supervivencia, ya que es más fácil para ellos superar sus primeros días en libertad.


miércoles, 19 de julio de 2017

Un par de charrancitos

La migración postnupcial ya se ha puesto en marcha, en especial para las aves acuáticas, y poco a poco van apareciendo nuevas especies, viajando de retorno a sus cuarteles de invierno. Una de las más tempranas en este movimiento es el charrancito Sternula albifrons, del cual hoy pude registrar los dos primeros ejemplares de la temporada, pescando activamente en la ensenada de Llodero.


Llodero es uno de los mejores enclaves de Asturias para ver este pequeño charrán, que para mí es una de las más bonitas aves marinas que podemos disfrutar por aquí. Es chocante observarlo en un entorno tan industrial y portuario, del que he querido dejar constancia en las fotos de la entrada.


Se reproduce de forma dispersa por buena parte de Europa, donde está en moderado declive desde hace varios años. Las causas son fáciles de suponer, dado su hábitat favorito de cría, las playas en las costas y las islas de guijarros en los ríos. En el primer caso las principales amenazas vienen de las molestias humanas, y en el segundo de una nefasta política fluvial.


Los charrancitos migran entre julio y septiembre, invernando a lo largo y ancho de las costas africanas, en el caso de las poblaciones de Europa occidental que son las que pasan por aquí. Cuando se posan es fácil comprender el verdadero significado de su nombre, comparando su talla con otras aves como la gaviota reidora o la garceta.



lunes, 17 de julio de 2017

El mito, un pajarín muy familiar

El mito Aegithalos caudatus es un pajarín muy peculiar, y no sólo por su aspecto, inconfundible, sino también por su peculiar forma de reproducción. En primer lugar, tenemos la característica de que se trata en muchas ocasiones (aunque no siempre) de una cría cooperativa, donde los padres de la nidada son ayudados por un número variable de otras aves, entre 1 y 4, que colaboran en la alimentación de los pollos. Estos ayudantes pueden ser otros juveniles criados por la misma pareja en años anteriores, o bien otros adultos que hayan fallado en la nidificación (aunque pueden darse ambos casos simultáneamente).


Probablemente este comportamiento haya evolucionado dado el bajo éxito reproductor que obtienen los mitos, especie en la que una buena parte de los nidos fracasan, en especial debido a la depredación. De hecho se ha observado que la frecuencia de las cebas aumenta en aquellos nidos donde hay cooperación de otras aves, lo cual aumenta en esos nidos la posibilidad de supervivencia de los juveniles.



La segunda característica peculiar del mito es que una vez que los pollos abandonan el nido, en el mes de mayo o junio, forman un grupo familiar con los adultos que a diferencia de otros paseriformes no se disuelve a los pocos días. Los grupos familiares de mito permanecen unidos y cohesionados hasta la siguiente temporada migratoria, vagando errantes por los bosques o la campiña.


Es fácil notar cuando un grupo de mitos está llegando a donde tú estas, porque los reclamos de contacto entre ellos son continuos. Por lo general permanecen unos pocos minutos si la zona es favorable, moviéndose entre la vegetación a la busca de pequeños insectos, antes de desplazarse a otro lugar. En esta época su observación es más dificultosa, dado que los árboles y arbustos por los que se desplazan están cargados de hojas, y es en invierno cuando más fáciles son de detectar.


En Gozón el mito no es un ave abundante, ya que escasean las áreas de vegetación caducifolia, que son las que ellos prefieren para criar. Sin embargo en estas pocas zonas sí se pueden observar de vez en cuando estos pequeños grupos de mito, como éste al que pertenecen las fotos de esta entrada y con el que pude entretenerme ayer durante unos minutos en la zona de Bocines.