viernes, 31 de agosto de 2012

Las urracas cambian su plumaje

Muchas aves de nuestras ciudades y nuestros campos están mudando su plumaje en estos últimos días del verano previos a la llegada de la temporada otoñal. Una de las especies en la que esta muda es más llamativa es la popular urraca o "pega" Pica pica. Numerosos ejemplares se observan con el cuello prácticamente desnudo, y si buscamos con atención podremos encontrar buenos montones de plumas de urraca esparcidos por parques y jardines.


No hay pájaro más inconfundible que la urraca, con esa mezcla de negro y blanco en el plumaje, sin olvidar los bonitos matices tornasolados de azul en alas y cola. Precisamente la cola, de gran longitud, es el otro rasgo que la identifica sin lugar a dudas. Las jóvenes muestran siempre la cola más corta y el color blanco del plumaje es más apagado. Son las plumas del cuerpo y las cobertoras alares las partes del cuerpo que mudan entre agosto y septiembre, así como también alguna rectriz de la cola, aunque no siempre. No mudan entonces las primarias y secundarias de las alas que no llegan a adquirir en los bordes el intenso brillo de las urracas adultas hasta sufrir por lo menos dos mudas otoñales.


La pega es la especie más ligada al hombre que existe en el mundo de las aves en Asturias, siendo casi imposible encontrar un ejemplar a más de 500 metros de cualquier construcción humana. Desde el mes de julio se observan prácticamente por todas partes, ya que en esta época es cuando los jóvenes se independizan y abandonan el nido. Con una media de 3-4 pollos por pareja es muy notable este gran incremento en sus poblaciones. Además los jóvenes, como ocurre en otras muchas especies, son más atrevidas y huyen menos del hombre.



Tienen mala fama las pegas como depredadoras de nidos. Pero su alimentación, como pone de manifiesto un reciente trabajo de la página de vertebrados ibéricos, es muy omnívora, comiendo casi de todo. Tan sólo un 5% de los ataques a otras aves tienen éxito, con lo cual se demuestra que no son depredadores muy eficaces, y al ser un ave muy urbana, estos ataques sólo repercuten en otras aves urbanas como palomas o gorriones.




4 comentarios:

  1. ¿Es cierto que se llevan los objetos brillantes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es cierto. Desde muy pequeños muestran interés por todo lo que brilla. Desde papel de plata o basura brillante, hasta bisuterías o joyas. Suelen coger esos objetos y los esconden en lugares que ellos eligen. No es una leyenda. Hacen lo mismo con comida que les sobra. Al no tener un buche grande como otras aves, no pueden acaparar grandes cantidades de comida, por lo que la esconden en lugares secretos para más tarde.... No se sabe realmente el por qué tanto interés por objetos brillantes, puede ser por muchos motivos. Son aves extremadamente inteligentes y muy fáciles de improntar.

      Eliminar
    2. Si, es cierto. Desde muy pequeños muestran interés por todo lo que brilla. Desde papel de plata o basura brillante, hasta bisuterías o joyas. Suelen coger esos objetos y los esconden en lugares que ellos eligen. No es una leyenda. Hacen lo mismo con comida que les sobra. Al no tener un buche grande como otras aves, no pueden acaparar grandes cantidades de comida, por lo que la esconden en lugares secretos para más tarde.... No se sabe realmente el por qué tanto interés por objetos brillantes, puede ser por muchos motivos. Son aves extremadamente inteligentes y muy fáciles de improntar.

      Eliminar
  2. Eso cuenta la leyenda César, pero igual es algo más de la mala fama que tienen las pegas...

    ResponderEliminar