viernes, 14 de enero de 2011

Surtido de gaviotas en Bañugues

Una tarde más de sol que aprovecho para acercarme a la playa de Bañugues, a ver si hay suerte y aparece algo interesante. Con la marea ya bastante baja, en la orilla se adivina un buen grupo de gaviotas, con lo cual me dispongo a hacer recuento de especies y el balance no es nada malo, con un total de 8. Entre las "pequeñas" las cifras más o menos habituales de gaviota reidora, unas 60-70, y gaviota cabecinegra, alrededor de 30, entre ellas vuelvo a observar la anillada E-106, a la que parece haberle gustado Bañugues como sitio para pasar el invierno.

 Continúa además un grupillo de 6-7 gaviotas canas, todas de primer invierno, y entre ellas esta pobrecilla pringada de fuel, probablemente no se haya ensuciado aquí en Bañugues sino en algún lugar donde las manchas son más habituales (¿ría de Avilés?)


Pero la joya de la corona fue sin duda una gaviota de Delaware de primer invierno que se encontraba por la zona. Como delata su nombre, se trata de una gaviota norteamericana de la cual se observan todos los inviernos unos pocos ejemplares en Asturias.


Es similar a la gaviota cana, pero el manto es de un tono gris muy claro, y tiene bastantes pintas en el cuello y el propio manto, además el pico es de un tono rosa claro; la siguiente foto está algo borrosa pero creo que se aprecian bien estos rasgos.



Entre las gaviotas grandes, mayoría de gaviota sombría, unas 100 más o menos, una buena parte de ellas aves adultas;  unas 70 gaviotas patiamarillas, y un juvenil tanto de gaviota argéntea como de gavión. Aquí tenemos a este último, el más grande entre los grandes, como se puede apreciar en comparación con el joven de gaviota patiamarilla que tiene a su izquierda.



Entre los limícolas, aparte de los 5-6 andarríos chicos habituales, pude distinguir 12 chorlitejos grandes, 2 correlimos comunes, unos 20 vuelvepiedras y toda una sorpresa, una aguja colipinta que es bastante rara en invierno en la playa, al contrario que en los pasos migratorios, ahí la tenemos con su largo pico.


Y entre las demás aves, un cormorán grande, un martín pescador y una garcetina, que como punto final siempre deja un buen sabor de boca. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada