sábado, 29 de septiembre de 2012

Por sorpresa, un búho chico

Esta mañana, unos cuantos componentes del grupo local de SEO-Asturies realizamos una excursión por tierras gozoniegas. A primera hora, en Punta la Vaca, donde el paso de marinas fue bastante pobre (la climatología, con viento de nordeste fuerte no ayudó mucho). Después, a Bañugues, donde pudimos observar unos cuantos limícolas y gaviotas. Y a mediodía, a Cabo Peñas, y allí por sorpresa, nos aterrizó un búho chico Asio otus, sin duda una de las más espectaculares observaciones de las que he podido disfrutar desde que empecé con este blog. Entre nosotros estaba Luis Mario Arce, que me ha cedido amablemente sus fotografías para ilustrar y dar brillo a esta entrada.


El búho llegó mientras nosotros estábamos allí, en alas de un chubasco venido desde el mar, justo adonde nos encontrábamos. Y se fue directo a camuflarse entre las ramas de uno de los escasos pinos que se encuentran en el brezal de Peñas, sin duda ya lo tenía enfocado como objetivo al divisar la costa. Un camuflaje perfecto, como podéis observar...


¿Qué mas puedo decir? Un ave preciosa, como todas las estrigiformes, o rapaces nocturnas. El búho chico tiene una amplia distribución, ocupando casi toda Europa. Las poblaciones europeas son sedentarias en su mayor parte, salvo las más norteñas, sobre todo las escandinavas, que son parcialmente migradoras, desplazándose hacia el sur. Sin duda este ejemplar debe proceder de estas zonas de más al norte. Aquí tenéis un par de fotos más de esta hermosa ave en vuelo.


En Asturias se reproducen unas cuantas parejas de búho chico, sobre todo en bosques caducifolios de la Cordillera Cantábrica. Sin embargo es una especie muy desconocida, porque de todas las rapaces nocturnas es la más silenciosa. En otoño debe llegar una pequeña porción de aves a invernar, como demuestra la observación de hoy. A mí me parece un ave juvenil, por el fuerte barreado de las partes inferiores y la coloración general del plumaje.


Estas fotos son el testimonio de ese cúmulo de casualidades felices que se dan a veces en esta apasionante afición que es la ornitología. La casualidad de estar en Cabo Peñas, la casualidad de que el ave llegase justo cuando estábamos allí y justo donde estábamos, la casualidad de que allí crezca uno de los escasos pinos que hay en Peñas, la casualidad de que el ave se quedara allí tranquila sin espantarse, la casualidad de tener el equipo adecuado...

Qué mejor cita para celebrar la entrada número 200 de este blog. Con ella quiero daros las gracias a todos los que me seguís, espero que sigamos compartiendo muchas más vivencias y descubriendo más cosas acerca de nuestros alados vecinos. Que sirvan para ir conociendo el patrimonio natural del concejo, porque sólo se llega a respetar de verdad aquello que se conoce.

16 comentarios:

  1. Hola Jose Antonio!!
    Te escribo para decirte que ahora mismo estamos mi novia y yo babeando el teclao del ordenador...
    es precioso!!
    que envidia (sana) con lo repasao que tengo yo ese pino... que me conozco hasta las ramas... jejeje

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancho, como ya dije, ese cúmulo de casualidades que suceden y que te hacen disfrutar de momentos inolvidables. Tendrías que vernos a todos mojándonos bajo el chubasco y mirando pal pino jaja....

      Los pinos de Cabo Peñas dan más de una satisfacción, el año pasado también estuvimos largo rato contemplando un pequeño esmerejón.

      Salud¡¡¡

      Eliminar
  2. En paso ya había visto un par de lechuzas campestres por la costa asturiana, pero nunca un búho chico, enhorabuena.

    Yo también espero seguir compartiendo tus vivencias en este blog, así que adelante con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Iván, aquí vamos poniendo día a día nuestro granito de arena. No estoy seguro, pero quizá sea la primera vez que se localiza un búho chico así, en migración activa, igual ha sido un año bueno de cría y se ve alguno más...

      Un saludo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. También es mi primera observación Víctor, una especie que añadir a la lista...

      Eliminar
  4. La casualidad viene en el trabajo bien hecho. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias César, todo lo bueno tiene una dosis de esfuerzo y otra de suerte...

      Eliminar
  5. Qué observación más guapa; el que la sigue la consigue. Enhorabuena por las 200 entradas, por ser 200 y por ser interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nacho, intentaremos conseguir otras 200...Un abrazo

      Eliminar
  6. Que buena observación Jose, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, de esas que quedan en la memoria...

      Eliminar
  7. Estupenda observacion, de esas que se quedan y te hacen ir con ilusion al campo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aunque me pregunto si no serías tú el que andaba por allí jeje...estas observaciones jamás se olvidan. Un saludo¡¡¡

      Eliminar
  8. La casualidad hay que buscarla y tu estabas allí.Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estábamos allí unos cuantos, que es lo mejor Estebán...Un saludo

      Eliminar