viernes, 28 de diciembre de 2012

Las edades del alcatraz

Cuando se empieza a observar aves marinas una de las cosas que en seguida nos llama la atención es la gran abundancia de alcatraces que se ven en paso, sin duda más llamativos aún por el gran tamaño de este pájaro. Y es que el mazcato es la especie más abundante con bastante diferencia, una tendencia que ha ido a más con el paso del tiempo. Además, aunque haya épocas más abundantes que otras, se pueden observar alcatraces prácticamente todo el año.




Una de las características más notables del alcatraz atlántico Morus bassanus es que, precisamente por su gran tamaño, tarda bastante tiempo en adquirir el plumaje de adulto, unos cinco años más o menos. Los adultos son aves totalmente blancas, salvo las puntas de las alas, el triángulo final por así decirlo, que es oscuro. La cabeza es amarilla, con un tono más apagado ahora en invierno, y con un característico antifaz negro.








La parte inferior del cuerpo también es mayoritariamente blanca, salvo el extremo de las alas que se aprecia tambien de un tono oscuro, en especial las primarias.










En los días de sol, el contraste del alcatraz adulto contra el mar y el cielo es espectacular.




ALCATRACES ADULTOS















Como digo, el alcatraz alcanza su plumaje de adulto al quinto año de vida, más o menos. Vamos a ver cómo va evolucionando este plumaje, aunque siento que las fotos no lo reflejen tal como yo quisiera...Dado que estamos en invierno, voy a seguir la terminología clásica para la denominación de edades.

Así pues, un ejemplar como éste, que aún conserva plumas negras en las secundarias (es decir, entre el cuerpo y la punta del ala) y en la cola, estaría en su 4º invierno, el anterior a adquirir el plumaje de adulto.







Y si aún se observa mayor cantidad de plumas negras a lo largo del cuerpo, por ejemplo en las coberteras del ala o en el dorso, estaríamos en presencia de un ejemplar de tercer invierno, como éste.






La distinción entre estos dos plumajes no siempre está tan clara, y hay intermedios que no se sabe muy bien si adjudicar a uno u otro. Tampoco importa demasiado. Basta saber que estos alcatraces que presentan plumas negras entre el cuerpo y el extremo del ala son inmaduros, no adultos, y que están en su tercer o cuarto invierno de vida. En los bandos mixtos se aprecia bien el contraste.




Los alcatraces en sus dos primeros años de vida son muy escasos en esta época en aguas asturianas, ya que la mayoría se observan al principio del paso migratorio, en agosto y septiembre, para invernar más al sur, pero alguno se puede observar todavía.






Las aves en su 2º invierno son aún en su mayor parte oscuras en la parte superior del cuerpo, pero presentan zonas blancas en partes características, sobre todo una banda en torno al borde de la cola y un característico triángulo en la parte superior del ala. La cabeza, a estas alturas del año, ya se aprecia amarillenta.





Y muy minoritarios en esta época son las aves de primer invierno, nacidas este año, que presentan un plumaje totalmente oscuro, aunque algunas pueden presentar zonas blancas, por ejemplo en la cabeza o la parte inferior del cuerpo. Tan escasos son que en todas las fotos que hice a los bandos de alcatraz sólo me salió uno, en mitad de un bando, que os señalo.





En fin, si no habéis ido nunca, os aconsejo que paséis en alguna ocasión a ver el paso migratorio de aves marinas, uno de los mayores espectáculos ornitológicos que tenemos ocasión de contemplar en Asturias. Observar esos grupos de alcatraz llenando el horizonte, contrastando con el mar y el cielo azul, no tiene parangón. Hemos de insistir, eso sí, hasta dar con el día bueno. Y tener cuidado, porque a veces, engancha.




Todas las fotos están hechas el día 27 de diciembre desde el espigón del puerto de Luanco.

6 comentarios:

  1. Muy interesante
    Hace unos años, las primeras aves marinas (cómo tal) que me paré a fijarme con más dedicación de la que aplicaría un mortal corriente fue precisamente ésta; en Llanes.
    Además recuerdo que el aire les empujaba hacía al acantilado en algunos momentos dados, y pude verlos de cerca en casi todas sus "vestimentas"

    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que una de las cosas que me empujaron a la ornitología fue el ver pasar los bandos de alcatraces pasando junto a la costa, incluso sin prismáticos. Quería saber que era aquello tan blanco...

      Un saludo Juan, y gracias por pasarte por aquí. Feliz año

      Eliminar
  2. Es algo personal, pero el plumaje que más me gusta es precisamente aquel en el que ni es adulto ni juvenil, con motas de blanco y negro por todas partes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mí me gusta mucho, siempre atrajeron mi atención, sobre todo al "cantar" los bandos pasar jeje...

      Gracias por darte una vuelta por aquí Ivñan, y feliz año..

      Eliminar
  3. ¡Y tan fácil de verlos, ahí al lado, desde el dique de un puerto!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pero eso no es siempre así César, ya sabes, contados días al año...Un saludo, y feliz año.

    ResponderEliminar