jueves, 27 de marzo de 2014

Pardillos en su apogeo

Los pardillos comunes Carduelis cannabina están ahora en su apogeo. Especialmente los machos, con esa preciosa mancha en el pecho de color carmesí, tan característica y exclusiva. La combinación de tonos rojos, pardos y blancos que presenta esta especie la convierten para mí en una de las más bonitas de nuestra campiña.


Los pardillos son aves extraordinariamente gregarias, prácticamente en cualquier época del año se desplazan de acá para allá en grupos, que ahora en primavera son ya más pequeños. Para la reproducción se establecen en colonias en los tojares. Las más importantes en Gozón se encuentran allí donde estas formaciones de tojo, o rebolla como se la denomina localmente, son más extensas, en zonas como Cabo Peñas, el Monte Cotiellos entre Luanco y Moniello o la península de Nieva. En esta última tuve ocasión de fotografiar a este bonito macho.


Los machos cantan ahora bastante, encaramados a las ramas más altas de las rebollas y delimitando su territorio dentro de la pequeña colonia.


Como buenos fringílidos los pardillos son buenos tenores, su canto recuerda ligeramente al del jilguero, aunque un poco más chirriante. De todas maneras es muy agradable.


En las colonias de pardillo parece haber una pequeña segregación, ocupando los machos más veteranos los mejores lugares. Se reconocen por la extensión e intensidad cromática de la mancha carmesí, además de por la cantidad de canela de las partes superiores. Por ejemplo, este macho que fotografié el domingo en Cabo Peñas parece casi una hembra, debe ser de primer año.


Se ve claramente la diferencia con el macho anterior, si lo vemos de frente se aprecia una mancha muy reducida.Quizá todavía esté mudando.


Las hembras de pardillo son siempre listadas en el pecho, no presentan la mancha rojiza.


2 comentarios:

  1. Que buenas fotos, son muy guapos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bea, a mí me encantan. Un saludo y gracias por pasarte...

    ResponderEliminar