jueves, 14 de mayo de 2015

Van llegando, al fin.

Cada primavera se espera la llegada principal de limícolas a nuestras costas durante la primera semana de mayo, puntuales como relojes. Sin embargo algunos años no se dan las circunstancias apropiadas y este hecho no se produce. Así ha ocurrido esta temporada, en que las playas y ensenadas han estado vacías hasta hace unos pocos días en que han empezado a aparecer estas preciosas aves. Hoy pude ver un pequeño grupo en la playa de Bañugues.


Entre los limícolas de mayo destaca el correlimos tridáctilo Calidris alba por su variedad de plumajes, algunos aún conservando prácticamente la pálida librea invernal, y otros ya con su broncíneo traje nupcial.


Todos ellos prospectan la arena, batiéndola en su característica posición inclinada bajo la atenta mirada de los chorlitejos grandes Charadrius hiaticula.


Junto a ellos viajan los chorlitos grises Pluvialis squatarola ya en plumaje nupcial. Los machos apreciablemente más oscuros que las hembras, como se aprecia en la fotografía de abajo, con el macho a la derecha y la hembra a la izquierda.


Cuando sube la marea se arremolinan todos en la orilla formando un grupo de lo más variopinto y diverso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada