sábado, 3 de marzo de 2012

Primeras mariposas "frescas" y un nuevo sírfido.

Durante los últimos días de sol se ha podido ver el vuelo de las primeras mariposas, ejemplares de las pocas especies que son capaces de sobrevivir al invierno en lugares resguardados en estado de adulto. Pues bien, en la mañana de hoy en los alrededores de la playa de Bañugues localicé las primeras mariposas "frescas", es decir, especies que pasan la época invernal en estado de pupa, y han sufrido estos días la metamorfosis a adultos o imagos.

Una de ellas es la especie que para muchos dispara la temporada de lepidópteros, la náyade Celastrina argiolus. Como otros muchos licénidos, grupo al que pertenece, es una pequeña mariposa de color azul en el anverso; en este caso se trata de una hembra, que se puede distinguir por los bordes oscuros de las alas, bastante anchos.

Náyade Celastrina argiolus Holly blue

Así me la encontré, reposando al sol y secando sus alas; inmediatamente se puso a volar y libar las flores, en este caso de vellorita, mostrándome su característico reverso blanquecino salpicado de puntos blancos. Esta mariposa presenta dos generaciones, la primera ahora en primavera y la segunda en verano.


La segunda especie que observé es del grupo de los piéridos, mariposas de colores blancos y amarillos. Se trata de una Pieris rapae, llamada blanquita de la col porque las larvas se alimentan de estas plantas crucíferas. En algunos lugares puede ser incluso una plaga.

Blanquita de la col Pieris rapae Small white

Esta mariposa vuela a lo largo de casi todo el año en varias generaciones, de hecho el año pasado fue una de las últimas que observé por la zona de Bañugues, hasta el mes de noviembre. También pasa el invierno como pupa. También la pude ver libando en las flores, en este caso de Veronica.



En cuanto a los sírfidos, en un paseo por los prados de velloritas aparte de los Platycheirus del otro día localicé una especie nueva, en este caso uno de los más típicos, que mi compañera Marián Álvarez me ayuda a identificar. Se trata de la llamada "mosca cernidora de invierno" Episyrphus balteatus, de 1 cm de longitud y en el que alternan los colores amarillos y anaranjados con el negro. A diferencia de otros sírfidos con larvas acuáticas, las de esta especie crecen sobre plantas y se alimentan de pulgones.

Episyrphus balteatus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada