jueves, 15 de noviembre de 2012

Un repaso a Bañugues

La semana pasada me acerqué un par de veces por Bañugues, a controlar como andaba el tema con las aves invernantes, y comprobé que había muy pocos cambios. Esta vez empiezo por los andarríos chicos Actitis hypoleucos, de los que controlé tres. Dos de ellos andan normalmente juntos, y donde va uno vuela el otro casi de inmediato.

Andarríos chico Actitis hypoleucos Common sandpiper

Los dos mayores bandos que hay en la playa son los de vuelvepiedras y chorlitejo grande. En cuanto a los vuelvepiedras Arenaria interpres es difícil contarlos, porque suelen andar por entre las rocas, pero yo calculo que hay más o menos una docena.

Vuelvepiedras Arenaria interpres Ruddy turnstone

Y el bando de chorlitejos grandes Charadrius hiaticula es de 11 aves, algo más pequeño que el de la temporada pasada y bastante menos que el de hace dos, no sé si la invernada de este limícola estará desapareciendo. En el bando invernante se pueden ver aves juveniles como la siguiente.


Además es un juvenil anillado, el año pasado hubo dos. Se aprecian bien el pico negruzco, así como las marcas del antifaz y del collar, muy marronáceas. Contrastan claramente con los adultos, como el siguiente.


Pico claramente naranja con la punta negra, marcas del antifaz y collar negros, claramente un adulto, y por la extensión del collar yo diría que un adulto. Todos los ejemplares presentes responden a uno de estos dos esquemas, menos uno de ellos.


Como se ve el pico es anaranjado casi en su mayor parte, no naranja intenso ni negruzco, y las marcas de la cara y collar aunque no son negras tampoco son pardas como en el joven. Además el collar está entero, mientras que en los jóvenes suele estar interrumpido. Hice una consulta con César Laó sobre este ejemplar, y me dijo que le parecía un adulto por la cantidad de naranja en el pico, muy probablemente de la subs tundrae, de la que él también considera que hay alguno ahora en Zeluán.

Aquí vemos una foto donde hay tres ejemplares. El de la derecha es claramente un juvenil, el del medio un adulto y el de la izquierda nuestro presunto tundrae. Se aprecia otra diferencia con el otro ejemplar adulto, en éste la marca negra de la frente es mucho más gruesa.



En noviembre se pueden ver aún algunas aves en paso migratorio, como esta preciosa avefría o sirigüeya Vanellus vanellus.

Avefría Vanellus vanellus Northern Lapwing

Por fin conseguí observar mi primer bisbita costero Anthus petrosus de la temporada, aunque algo lejano entre las rocas y fugazmente.


Bisbita costero Anthus petrosus Rock pipit

Garcetas ya hay una invernando, pero un día pude ver tres, quizá dos de ellas en paso.


Y migrantes típicos de noviembre, las agachadizas, uno de los dos días pude ver un par de ellas en vuelo, foto infame pero como es especie nueva la pongo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada