jueves, 14 de junio de 2012

Alondras

En un paseo por el brezal del Cabo Peñas sorprendo a una alondra Alauda arvensis reclamando desde lo alto de un tojo, un feliz hallazgo dado que aunque este pájaro no es escaso si resulta bastante esquivo, escondiéndose bien entre la tupida vegetación en cuanto percibe tu presencia. Esta es una de las zonas del concejo con mayor densidad de alondras, y aunque se observan con facilidad su presencia ya no es tan notoria como al principio de la primavera cuando comienzan a cantar.


De hecho durante estos días las alondras están cerca de finalizar su etapa reproductora, y ya se pueden ver algunos pollos volanderos en compañía de sus progenitores.




El status de esta especie me resulta un poco incierto. A partir de octubre, y sobre todo noviembre, llega un gran número de alondras europeas a pasar el invierno a la franja litoral asturiana, y entonces se encuentra en Gozón en grandes bandos. ¿Y qué pasa con las aves nativas? En otras especies, como los fringílidos, por ejemplo el jilguero, he podido comprobar que también emigran al inicio del otoño, y creo que con las alondras puede pasar lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada