lunes, 10 de agosto de 2015

Las gaviotas llegan

Una de las cosas buenas que traen los días de lluvia es que se hace notar la presencia de aves en las playas, al vaciarse los arenales de turistas. Esto ocurrió el pasado viernes 7 de agosto, en el que orbayó durante buena parte de la tarde. Avisado por mi amigo Rubén de una nutrida presencia de gaviotas, y con cierto mono mono en el cuerpo después de bastante tiempo sin disfrutar de su compañía, me acerqué hasta Bañugues a ver qué tal. Y la verdad es que pasé una hora bastante entretenido, ya que fue el primer día con buenos grupos.


Hubo mayoría como es lógico de gaviotas patiamarillas Larus michahellis, con unas 670 aves, muy buena cifra para Bañugues, y también un buen conteo de gaviotas sombrías Larus fuscus, con cerca de 150. Sin duda para esta especie ya ha comenzado la migración postnupcial, y pude ver mis primeros juveniles.


Los juveniles de sombría son identificables por su tono general muy oscuro, incluyendo las coberteras. Con ellas comienzan a aparecer otras especies, como la gaviota argéntea, de la que localicé también mi primer juvenil.


Las argénteas tienen las coberteras muy claras, a modo de teclas de piano. Similares son los gaviones, que ademas destacan también por su tamaño. También localicé mi primer juvenil.


Además pude dar comienzo a la temporada de aves anilladas con una gaviota sombría, procedente como no de la isla de Guernsey por Paul Veron. Se trata de 2AH3, anillada en 2012 y con unas pocas observaciones entre Guernsey y Francia, este es su primer registro ibérico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada