viernes, 11 de septiembre de 2015

Cormorán moñudo en reposo

Un cormorán moñudo Phalacrocorax aristotelis reposa a la entrada de la ría de Avilés, cerca de la ensenada de El Arañón. Se trata de un juvenil, su pecho y partes inferiores blancas lo dicen a las claras. Además, los adultos no suelen adentrarse en la ría, se mantienen siempre en la línea de costa. Seguramente procede de una de las colonias situadas en el entorno, en la isla de La Deva o el Cabo Peñas.


El cormorán moñudo es una de nuestras tres aves marinas nidificantes habituales, junto con la gaviota patiamarilla y el paíño europeo. En los últimos años muestra una clara regresión, provocada por varias causas, entre las cuales la principal es la muerte accidental causada por aparejos de pesca. Tras la cría, los jóvenes se dispersan, aunque no suelen alejarse en exceso del lugar donde han nacido.


Es probable que nuestro cormorán esté digiriendo una buena comida, por eso cada poco rato eleva la cabeza y abre el pico como si estuviera haciendo gárgaras. Aún es buena época para alimentarse, no han empezado los temporales de otoño que dificultarán su pesca y harán más difícil su supervivencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada