martes, 5 de julio de 2016

La libélula marrón

Una de las joyas faunísticas del concejo  es sin duda la preciosa libélula de color marrón Aeshna isoceles. Es fácilmente identificable porque su cuerpo presenta un característico tono pardo y también por sus dos grandes ojos de color verde esmeralda.


Esta libélula está ligada por lo general a medios acuáticos muy característicos, de aguas lentas o estancadas y con abundante vegetación. A diferencia de otras especies de su genero no se pasa casi todo el tiempo en vuelo, sino que se posa con frecuencia. Los machos son territoriales y por eso en las zonas donde se presenta normalmente hay muy pocos ejemplares. El desarrollo larvario lleva normalmente un par de años desde la puesta hasta que nace el adulto.


Aunque esta libélula presenta un rango de distribución muy amplio, en determinadas áreas es escasa. Así ocurre en la Península Ibérica, con un conjunto de enclaves muy disperso y repartido a lo largo del territorio. Uno de sus núcleos poblaciones se encuentra en la zona central de Asturies, donde se puede encontrar en varias localidades.


Una de estas localidades asturianas es la playa de Xagó, en cuyas charcas se vienen localizando ejemplares desde hace varias temporadas. Este año he podido observarla una vez más el pasado día 1 de este mes de julio, un macho fresco al que corresponden las fotos de esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada