martes, 26 de julio de 2016

Los últimos valientes

Me cuenta el Atlas de las Aves Nidificantes de Asturies, editado por la Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies y el Indurot, que el somormujo lavanco Podiceps cristatus se reprodujo por primera vez en el pantano de La Granda en el año 2002. Fueron en concreto 2 parejas, y este fue el primer caso de cría constatado en Asturies. A partir de ese año se estableció un pequeño núcleo reproductor en el embalse, que fue evolucionando de manera irregular, con un increíble máximo de 27 parejas en 2008 y una cifra nada desdeñable de 17 parejas en la temporada siguiente.


A partir de ese momento la presencia de esta preciosa ave en el pantano comenzó a declinar de forma inexorable. Aunque es verdad que continuó arribando un buen número de parejas cada temporada, la reproducción fue mermando sensiblemente, y así yo mismo en 2012 pude constatar la presencia de 6 parejas y un único juvenil. El número de aves continuó menguando, y no pude anotar otro pollo hasta el pasado 2015, lo vi a los pocos días de nacer y dudo que saliera adelante.


Esta temporada de 2016 tan sólo he podido contabilizar un par de ejemplares (uno de ellos el de las fotografías), y además no parecen formar pareja, ya que cada uno va por su lado. Son los últimos valientes, quizá los últimos somormujos que han nacido aquí y vuelven a su lugar de origen de forma repetida. Sin embargo para ellos el embalse se ha vuelto un lugar inhóspito. Las actividades humanas, principalmente la pesca y el piragüismo intensivo, han terminado por desalojarlos de forma casi definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada