viernes, 16 de diciembre de 2016

Una mosca de invierno

La llamada mosca cernidora de invierno Episyrphus balteatus es un bonito sírfido que como su nombre indica se hace notar sobre todo a finales de otoño y en invierno. Ello ocurre porque se trata de una especie capaz de sobrevivir en estado adulto a lo largo de todo el año, y en otras épocas pasa desapercibida entre otras moscas de su grupo de brillantes tonos. El pasado día 7 de este mes de diciembre pude observar varios ejemplares en la zona del nuevo puerto de Luanco.


A partir de mediados de otoño son muy pocos sírfidos los que se pueden encontrar, y la mayoría de ellos son especies bastante discretas. Episyrphus balteatus es una especie muy variable pero a la vez inconfundible por su mezcla de bandas amarillas y anaranjadas en el abdomen. La cantidad de naranja parece ser que está relacionada con la temperatura a la que se desarrollan las larvas, a más calor se desarrolla más el tono anaranjado.


Se trata de un sírfido muy valorado en agricultura: en estado adulto es un excelente polinizador, como todos los insectos de su grupo, pero además en estado larvario se alimenta de áfidos que pueden constituir una plaga para las plantas.


En reposo se suelen posar con las alas plegadas y entonces es más complicado observar las bandas abdominales. Los sexos se pueden diferenciar perfectamente, como en casi todos los sírfidos los machos tienen los ojos juntos y las hembras separados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada