lunes, 27 de enero de 2014

Chorlitejos y vuelvepiedras

Hace tiempo que no controlaba la presencia invernal (esta temporada bastante exigua) de chorlitejo grande Charadrius hiaticula en la playa de Bañugues. Hoy al mediodía, antes de la llegada del diluvio universal, me dio tiempo a hacerlo. Al menos es un consuelo comprobar que no han sufrido bajas, siguen los mismos 7 ejemplares. Hay un par de adultos: este macho (a la derecha)


y esta hembra (a la derecha también)


y los demás son juveniles. Este grupito se asentó ya a finales de noviembre, aunque algunos de ellos probablemente lleven más tiempo.



Más escaso todavía es el número de vuelvepiedras Arenaria interpres, sobre todo comparado con estos últimos inviernos. Hoy tan sólo encontré tres ejemplares.


El mejor momento para censar los limícolas es en marea alta, cuando tienen poco espacio para refugiarse. Hoy apenas quedaba un trozo de playa, y las pobres aves se refugiaban como podían del temporal.

2 comentarios:

  1. El sábado paré por allí, y me pasaron desapercibidos estos limícolas.

    ResponderEliminar