jueves, 9 de enero de 2014

Cuanto tiempo sin verte, arao.

Dos años exactos hace que no asomaba por aquí un viejo amigo, el arao común Uria aalge. Y es que ese es el tiempo que llevaba sin observarlo en el litoral de Gozón, al menos vivo (sí algunos orillados). El invierno pasado no localicé ninguno, y este iba por los mismos derroteros. Hoy, un ejemplar pescaba en el interior de la ensenada de Luanco.


Este álcido ya es de por sí escaso en aguas costeras. Sólo entre un 2-3% de los álcidos identificados en paso son araos, entre una gran mayoría de alcas. Pero es que además tengo la sensación de que ha ido en regresión. Hasta hace unos pocos inviernos era habitual ver pequeños grupos en la bahía de Luanco, y ahora hay que esforzarse para ver aves solitarias como ésta.


Sin embargo, en la ficha de la especie en la página de la IUCN comentan que la especie ha tenido un incremento en sus efectivos. Es probable por ello que quizá lo que ocurra es se desplazan menos que antes al sur para invernar, por especular un poco.

Es bonito ver la zambullida del arao común, más brusca y vertical que la del alca.


Este arao que localicé hoy se recorrió nadando una buena parte de la ensenada de Luanco, desde la playa de Aramar hasta la zona del Gayo. Su modo de nadar es característico, agachado para ofrecer poca resistencia al aire y moviendo las patas a altas revoluciones.


Desde lejos se aprecia perfectamente la velocidad que puede adquirir el arao con esta forma tan peculiar de natación, que puede llevarle a recorrer grandes distancias con menor gasto de energía.



6 comentarios:

  1. Pues apareció y has disfrutado un buen rato de él. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Miguel, además estaba la mar como un plato y lo vi cerca. Un saludo

      Eliminar
  2. Por Gijón hace creo que el mismo tiempo que no lo veo tampoco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que en general se ve mucho menos Iván. Un saludo

      Eliminar
  3. Madre mía, a qué velocidad se desplaza el tío! Yo aún no he tenido el placer de contemplarlo, espero que llegue pronto el momento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un motorín jeje. Acercate a la costa y prueba suerte amigo. Un saludo y gracias.

      Eliminar