viernes, 3 de julio de 2015

Comienza el paso postnupcial, reidoras y andarríos.

En la naturaleza todo tiene lugar a un ritmo vertiginoso, y los acontecimientos se suceden casi sin solución de continuidad. Así, si el paso migratorio prenupcial se prolonga hasta mediados de junio con la observación de los últimos limicolas, casi por las mismas fechas se inicia el paso postnupcial con la llegada de las primeras aves que retornan de sus zonas de cría.


Las primeras en hacer su aparición son las gaviotas reidoras Chroicocephalus ridibundus; si bien se pueden registrar ya en mayo la verdadera migración se inicia con la llegada de los juveniles nacidos este año, lo cual sucede la última semana de junio. Hoy pude ver unos cuantos en la ensenada de Llodero.


El bando de reidoras en Llodero va día a día en aumento y hoy ya superaba las 150 aves, es curioso que en la ría de Avilés muchas aves se van quedando a medida que llegan.


También muy tempranos son los andarríos. Hoy en el embalse de La Granda pude localizar un buen grupo de unos 13 andarríos grandes Tringa ochropus (uno de los mayores registrados en Asturias) junto a varios andarríos chicos.


El andarríos grande es un limícola bonito y fácil de identificar en vuelo por su gran obispillo blanco, contrastando con el cuerpo oscuro, me da la impresión de que va en aumento.


En ciertas especies se nota también un aumento en su número y la aparición en lugares en los que hace algún tiempo que no se ven, lo cual indica también una pequeña arribada de ejemplares. Por ejemplo de cormorán grande hoy había cuatro ejemplares en La Granda, tres de ellos adultos, y el pasado domingo un inmaduro en la cola de la ría de Avilés, de donde se había ausentado hace algunos meses.


Y en cuanto a la garza real, también hoy había otros cuatro ejemplares en La Granda, dos adultas; a finales de junio detecté un inmaduro en la charca de Condres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada