domingo, 15 de diciembre de 2013

Vigilando desde la percha

Un par de estorninos pintos Sturnus vulgaris vigilan desde su percha en un arbusto. Ave oportunista donde las haya, su espectro de fuentes alimenticias es muy amplio.


Aunque los primeros llegan en octubre para pasar el invierno, la llegada masiva de estorninos se produce a partir de noviembre, a partir de ese instante llenan los cielos de Gozón convirtiéndose en una de las imágenes más familiares de la campiña.


Estos dos estorninos forman parte de los grandes bandos que recorren los prados desde la salida del sol hasta poco antes del atardecer. Cualquier zona abierta es susceptible de ser explotada por esta especie llena de recursos: prados, cultivos, parques...


Por la noche los estorninos se reúnen en grandes dormideros en pueblos y ciudades, que pueden agrupar cientos o miles de aves.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada