domingo, 7 de diciembre de 2014

Una gaviota enana hace un alto

Esta mañana mientras estaba prospectando el bando de gaviotas de la playa de Bañugues un ejemplar de primer invierno de gaviota enana Hydrocoleus minutus penetró en la ensenada y permaneció unos pocos minutos sedimentada en la orilla. Como se ve en la foto se llama gaviota enana por alguna razón.


Hacía bastante tiempo que no veía tan de cerca a esta preciosidad de gaviota, y la verdad es que nunca la había registrado posada en tierra, siempre en vuelo o en el agua. Es una especie muy puntual en sus movimientos migratorios, siempre pasa frente a nuestras costas en la segunda quincena de noviembre (la mayoría) o en la primera de diciembre.


A partir de esa fecha un número indeterminado de gaviotas enanas se quedan a pasar el invierno en mar abierto. Porque esta pequeña gaviota, que cría en marjales del norte de Europa y Siberia, se vuelve pelágica, alimentándose de plancton marino y pequeños crustáceos que captura en alta mar.



Por lo general sólo se acerca a la costa con ocasión de fuertes temporales, pudiendo aparecer incluso en embalses. El ejemplar que vi hoy tras unos pocos minutos descansando en la orilla partió de nuevo a continuar su viaje.


3 comentarios:

  1. Preciosa y se aprecia muy bien lo del nombre. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bien pillada, yo vi una en Zeluán un buen rato en la arena, pero hace una pila de años.

    ResponderEliminar