lunes, 28 de noviembre de 2016

De invernada

A pesar de las agobiantes dificultades que se van encontrando, bajo la forma de una creciente presión humana, parece ser que un grupito de aves limícolas se han decidido una temporada más a superar la época invernal en la playa de Bañugues. Muchos llevan aquí desde el mes de octubre y se quedarán si todo va bien hasta febrero o marzo. Como siempre, los protagonistas principales son los chorlitejos grandes Charadrius hiaticula, un grupito de 6 ejemplares con varios adultos. No tengo ninguna duda que con menos estrés habría más aves.


También parece haberse quedado un pequeño bando de vuelvepiedras Arenaria interpres, unas 8 aves, aunque la invernada de esta especie es más general en el litoral asturiano que en el caso del chorlitejo.



De momento hay unos poquitos correlimos comunes Calidris alpina, aunque esta especie suele desaparecer al llegar diciembre, a ver qué ocurre.


Del grupo de chorlito gris que arribó en octubre quedan dos jóvenes, al menos de momento.


El día que los fotografié, el pasado sábado, coincidieron con un juvenil de chorlito dorado que muy probablemente se encontraba en migración. Pude hacerles varias instantáneas a ambas especies juntas donde se observa bien el contraste.



Y por fin, dispersos por la playa, como cada año, se pueden contemplar unos pocos andarríos chicos, no más de 3 o 4.


1 comentario:

  1. Esos chorlitos son de mis favoritos. Fuerte abrazo, Pin, no se te olvida.

    ResponderEliminar