lunes, 7 de noviembre de 2016

Fin de ciclo

Este temporal que ha entrado hace pocos días, el primero verdaderamente serio de este otoño, ha traído consigo muy probablemente el término de la temporada de odonatos, el fin de este ciclo 2016. A primeros de noviembre, con las temperaturas aún altas y bastante sol, podía verse todavía alguna que otra libélula, como este bonito macho de Aeshna cyanea que localicé en un regato de Iboya, una de mis zonas de prospección en el concejo.


Es el primer ejemplar de este odonato típicamente otoñal que he tenido ocasión de fotografiar esta temporada. Se trata de una libélula muy errática que se encuentra muy a menudo lejos de las masas de agua. Su periodo de vuelo transcurre sobre todo en septiembre y octubre.


Su pariente más pequeña, la abundante Aeshna mixta, aprovechaba esos últimos días de calor otoñal para reproducirse.


Se puede apreciar por el desgaste de las alas que muy seguramente se trata de ejemplares que cuentan con varias semanas de vida. Es la primera cópula de la especie que consigo fotografiar, en las dunas de Xagó.


Si las dos especies anteriores son características del otoño no es este el caso de otra libélula que pude localizar en Iboya, Cordulegaster boltonii, mucho más típica del verano y que desaparece como muy tarde en septiembre. Este ejemplar ha tenido mala suerte, seguramente se desarrolló antes de tiempo debido al otoño anormálmente caluroso de este año, y su vida no será muy larga, ni fructífera.


Por su parte, los caballitos del diablo han desaparecido casi en su totalidad, y en Gozón sólo se localizan a estas alturas ejemplares de la especie más resistente, el abundante Lestes viridis.


Si el temporal no se alarga demasiado y vuelve pronto el tiempo estable, es posible que estos odonatos sigan volando algunos días más. Si no, el ciclo se podrá dar por finalizado hasta el próximo mes de abril, cuando aparezcan las pioneras, las primeras joyas de la temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada