jueves, 24 de noviembre de 2016

La esquiva cascadeña

De todas las aves que conozco una de las más esquivas es la lavandera cascadeña Motacilla cinerea. Al mínimo contacto visual suele levantar el vuelo, aunque como su hábitat es muy reducido no suele posarse demasiado lejos. Este mediodía logre robarle unas pocas fotografías a un ejemplar en el puerto nuevo de Luanco.



Las lavanderas cascadeñas son aves muy ligadas a los cursos de agua dulce en cualquier época, ya que se alimentan de pequeños invertebrados acuáticos. En Gozón es muy escasa como nidificante, pero a partir de octubre comienzan a llegar aves invernantes que se reparten por todo el concejo.


Estas lavanderas ocupan lugares a lo largo y ancho del concejo que reúnen dos características principales: alguna zona de agua dulce (arroyos, charcos, regatos, etc.) que tengan preferentemente rocas alrededor, ya que les gusta posarse en sustratos duros. El área de distribución en invernada coincide casi exactamente con la de reproducción, porque la mayor parte de las poblaciones europeas son sedentarias. Las que invernan aquí proceden del oeste y norte de Europa.


El ejemplar que pude fotografiar hoy parece una hembra, al tener algo de amarillo en el pecho y la zona caudal. Entre las aves que encontramos en invierno predominan los jóvenes y hembras sobre los machos adultos. Seguramente estos son más fieles a sus zonas de cría y se desplazan mucho menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada