domingo, 16 de enero de 2022

Pimpin real nel iviernu

El pimpin real Fringilla montifringilla arribó a Asturies en grandes cantidaes la última seronda. Pudieron vese munchos bálamos de decenes, y dellos de centenes de aves espardíos por la nuesa xeografía. Dalgunos dellos pararon en Gozón, en maizales, onde se alimentaben de los granos de maíz cayíos nel suelu dempués de coyer les mazorques.

Casi todos los bálamos estuvieron n'Asturies namás que unos díes, pa llueu desapaecer a la gueta de otres zones onde alimentase. La principal comía del pimpin real durante l'iviernu son los fayucos y por eso se atopen en los fayeos. N'Asturies deben envernar na Cordillera de xuru.


Dalgunos pimpines parez que no marcharon y quedaron por equí. Nel pasáu mes d'Avientu pude agüeyar un par d'ellos, y neste mes de xineru un bálamu pequeñu de una docena na zona Bocines, xintando de les piñes de los humeros en una viesca de ribera, xunto a otro bálamo de úbanos de unos 80 páxaros. Ye la primera vegada que veo  a los pimpines reales xintar de estos árboles.




domingo, 9 de enero de 2022

Gaviotas de enero

Seguimos en la época álgida del año para sondear la costa en busca de gaviotas. En Gozón tenemos dos de los principales enclaves de Asturias para registrar las especies más interesantes, la playa de Bañugues y la ensenada de Llodero, donde pude hacer una prospección este fin de semana gracias a las mareas bajas de la mañana.

Una de las especies que siempre da gusto encontrar es la gaviota cáspica Larus cachinnans, que inverna en número desconocido aunque seguramente escaso en nuestro litoral, los ejemplares además deben tener mucha movilidad. Localicé un ave de segundo invierno, ya en su tercer año calendario, en la playa de Bañugues, es una edad poco habitual.



También piezas codiciadas en esta época son las llamadas "gaviotas blancas" del lejano norte, para las que este invierno no esta siendo demasiado prolífico. Un ejemplar de gaviota polar o groenlandesa Larus glaucoides reposaba en la ensenada de Llodero, en marea baja, creo que un segundo invierno, diferente del que se observó aquí el mes pasado.


Una peculiaridad de este invierno es que se están detectando varias gaviotas tridáctilas en distintos puntos de la costa, algo bastante inusual ya que esta especie sólo se acerca al litoral con fuertes temporales. Por el momento todas son de primer invierno, es posible que les esté afectando alguna enfermedad. Observé un ejemplar en Bañugues el día 08/01.



Sigue la invernada de gaviotas canas en el entorno de la playa de Bañugues, que se alimentan preferentemente en los prados entre los bandos de otras especies más frecuentes.



Casi todas las aves que se encuentran son de primer invierno, pero como ya he comentado en otras entradas a veces aparecen de otras edades, en este caso es una bonita adulta la que pude observar en Bañugues también el 08/01.


Este repaso no quedaría completo sin las dos especies más "habituales" (dejando aparte las numerosas gaviotas sombría y patiamarilla por supuesto). En primer lugar, el gavión, siempre llamativo por su gran talla, del que habitualmente encontramos varios ejemplares en la ensenada de Llodero. En Bañugues pude registrar dos, un tercer y un primer invierno.



Y en segundo lugar, la gaviota argéntea, especie de la que los ejemplares más fáciles de datar son los adultos. El color de su manto es mucho más pálido que el de las locales patiamarillas, tal como se aprecia en este adulto que localicé en Llodero el manto tendría un tono muy similar al de las gaviotas reidoras.



jueves, 6 de enero de 2022

Una golondrina invernal

Durante este invierno se están detectando varios ejemplares de golondrina común Hirundo rustica en Asturias. Yo mismo pude registrar un ave sobrevolando repetidamente la charca de Verdicio el día 05/01, el cual me comenta mi compañero Rubén Fernández que lleva por la zona una buena temporada.


Todos tenemos en la cabeza la imagen de la golondrina como la especie migratoria de larga distancia por excelencia, ya que efectúa una larga travesía hacia sus cuarteles de invierno africanos. Sin embargo, cada vez más aves de la subespecie nominal, que cría en Europa y buena parte de Asia, han empezado a pasar el invierno en la Península Ibérica, sobre todo en el extremo sur, que ya aparece en muchos mapas de distribución como área de invernada.



Esta zona se está ampliando cada vez más hacia el norte. Así por ejemplo hay un núcleo de invernada en Oporto, del cual se ha publicado un reciente estudio basado en el análisis de los isótopos de las plumas de muda. A grandes rasgos este análisis isotópico permite averiguar la zona donde crecieron estas plumas que caen al suelo durante la muda de las golondrinas, que transcurre de finales de otoño a mediados de febrero. Así en el caso de las aves juveniles, de primer invierno, conoceremos su lugar de  procedencia, y en el caso de las aves adultas el lugar donde realizaron su anterior muda.


Los resultados del estudio revelaron en primer lugar que la mayor parte de las aves eran adultas, aunque el porcentaje de jóvenes no es despreciable, más o menos 1/3 del total. Una segunda conclusión interesante es que las aves jóvenes son originarias de Europa, y en cuanto a las aves adultas se comprobó una avanzada filopatría, ya que las plumas del invierno anterior también habían crecido en el SO de Europa (el análisis isotópico no permite discriminar el lugar concreto, solo aproximar) y tan sólo una pequeña parte había realizado la muda el invierno anterior en el oeste de África.



Los colores oscuros de la figura anterior muestran que un gran porcentaje de las aves analizadas había realizado su muda anterior en el SO de Europa. Por tanto, las conclusiones del estudio son claras, y es que cada vez más golondrinas invernan en la Península Ibérica sin necesidad de volar a África, estas golondrinas sobreviven al invierno y por tanto su posibilidad de reproducción es mayor, ya que su viaje migratorio primaveral es mucho más corto y además llegan antes a los sitios de cría. El estudio relaciona esta creciente importancia de la invernada europea de las golondrinas con el cambio climático y los inviernos más suaves que estamos teniendo.


Para saber más:

Anders Pape Møller, Tim van Nus, Keith A Hobson, Rapid reduction in migration distance in relation to climate in a long-distance migratory bird, Current Zoology, 2021;, zoab053, https://doi.org/10.1093/cz/zoab053


domingo, 26 de diciembre de 2021

Tarro blanco, una anátida escasa

A finales de este mes de noviembre asistimos en Asturias a una migración inusual, por lo numerosa, de una bella y distintiva especie de anátida, el tarro blanco Tadorna tadorna. Se produjo la llegada de varios grupos, que se observaron en los estuarios y embalses costeros, y algún individuo se ha quedado de momento a invernar, como un ejemplar que lleva varios días por el embalse de La Granda.


El tarro blanco es una anátida que se ve poco por Asturias, pero no debido a su escasez en Europa, donde parece estar en aumento, sino a su peculiar biología. Así, una vez terminada la época de cría, los tarros llevan a cabo su muda, como buena parte de las anátidas. Para ello se concentran en lugares determinados, el principal de los cuales es el Mar de Wadden o Mar de Frisia, donde se reúnen por decenas de miles.



El Mar de Wadden abarca prácticamente toda la costa oriental del Mar del Norte, es la mayor llanura de marea del mundo y un enclave esencial para entender la biología de las aves costeras de Europa. Una vez que terminan la muda en este inmenso humedal los tarros blancos presentan un comportamiento dispar, ya que una parte se queda a invernar, otra retorna a los lugares de cría, como hacen por ejemplo las poblaciones británicas, y una tercera se mueve en migración al suroeste.


Sin embargo esta población migradora, compuesta sobre todo de las aves más norteñas, no se desplaza demasiado, viajando a los estuarios del oeste de Francia. Tan sólo una proporción muy pequeña llega a la Península Ibérica, en cantidad variable, que son los que hemos visto arribar este año. Eso sí, los tarros blancos son muy sensibles al frío, y con inviernos crudos en Europa pueden presentarse aquí en buena cantidad.



sábado, 18 de diciembre de 2021

Un bando de lúganos

Durante una jornada de esta semana pasé un rato bastante entretenido contemplando las maniobras de un numeroso grupo de lúgano Spinus spinus, en total cerca de 60 ejemplares, en uno de los tramos de aliseda que suelo prospectar en el concejo de Gozón, por la zona de Iboya. Durante esta época las semillas de aliso o humero se convierten en Asturias en el alimento casi exclusivo de este paseriforme invernante.



Los primeros lúganos pueden llegar en el mes de octubre, pero conforme va avanzando la temporada invernal su arribada se va intensificando. De hecho, si se observa el mapa de distribución de lúganos anillados en España, se observa que la mayor parte de los asturianos se registra en invernada (diciembre a febrero).


Cuando contemplamos un bando de lúganos podemos tener la impresión de que todos sus miembros se mueven de forma idéntica, pero esto no es así ni mucho menos. Los estudios sobre su comportamiento invernal indican que estos grupos están compuestos por dos tipos de individuos: unos se pueden denominar "residentes", y se instalan durante largo tiempo en una misma zona, hasta varias semanas; otros se pueden denominar "transeúntes" y su comportamiento es más errático, desplazándose sin cesar entre diversas áreas de alimentación.


Los individuos residentes se pueden considerar dominantes, y presentan mejor condición física (más peso) que los transeúntes. Un dato interesante es que estos lúganos dominantes no presentan sesgos por sexo o por edad, y además pueden llegar a su zona en cualquier momento de la época invernal. Cada una de estas dos estrategias presenta sus ventajas y desventajas, los residentes compiten mejor por el alimento, pero presentan mayor riesgo de predación, ya que al estar varias jornadas en el mismo emplazamiento se hacen notar más. Disminuyen este riesgo al atraer a los individuos transeúntes con sus llamadas continuas y aumentar el tamaño del bando.


Para saber más:

ASENSIO, B. 1985b. Migración e invernada en España de Lúganos (Carduelis spinus, L.) de origen Europeo. Ardeola, 32: 179-186

Senar, J. C., Burton. P. J. K. and Metcalfe, N. B. 1992. Variation in the nomadic tendency of a wintering finch Carduelis spinus and its relationship with body condition. - Oris Scand. 23: 63-72.


martes, 14 de diciembre de 2021

Algunas gaviotas de invierno

La segunda quincena de noviembre unida a los primeros días de diciembre es un periodo álgido para la llegada de gaviotas invernantes a la costa asturiana. El litoral de Gozón es muy favorable para la observación de varias especies. Por ejemplo esta temporada hemos tenido una buena llegada de gaviotas canas Larus canus, a las cuales les gusta alimentarse en los prados en compañía de otras gaviotas.




Los prados más propicios para verla son los del entorno de la playa de Bañugues, ya que cada cierto tiempo vuelan a la playa a bañarse y beber.


Casi todas las gaviotas canas que se registran son de primer invierno, aunque en ocasiones se observan otras edades, como un segundo invierno que ha aparecido este año.


También se observan por los prados un buen número de otras especies de gaviotas, en especial gaviotas reidoras, y en los últimos años gaviotas cabecinegras, que se van habituando a alimentarse en los campos. Periódicamente se trasladan a la playa de Bañugues también para refrescarse y bañarse.



Varias gaviotas cabecinegras vienen además con carnet de identidad, en forma de anilla. El día 08 de diciembre pude registrar un par de anillas en la playa de la Ribera en Luanco. La primera, con código E643, se anilló como pollo en 2010 en Flandes, Bélgica. Ya tiene 11 años de edad, y durante este tiempo ha visitado un montón de lugares. El mismo día que yo la vi en Luanco se vio también en Gijón, y curiosamente estas dos son sus primeras citas asturianas.


La otra gaviota anillada, de código 3PK5, tiene origen holandés, anillada como pollo en 2019 en Enkhuizen. Es por tanto un segundo invierno, y esta temporada también se vio en Gijón, igualmente son sus dos primeras citas asturianas.


Termino con un par de especies muy interesantes. Primero, una gaviota de Delaware Larus delawarensis de primer invierno detectada en Bañugues por Marcel Gil Velasco, y que yo pude observar el día 10 de diciembre. Bañugues se ha convertido en los últimos años en uno de los mejores enclaves para observar esta gaviota de origen americano.


Y por otro lado una gaviota enana Hydrocoleus minutus de primer invierno, también registrada en la playa de Bañugues. Esta especie inverna en Asturias, pero en mar abierto, es pelágica y sólo se acerca a la costa con ocasión de fuertes temporales.








miércoles, 8 de diciembre de 2021

"Dorada orla ancha", ciclo anual

Hay mariposas que llaman la atención por sus características llamativas, ya sea tamaño, colorido, costumbres... y otras que pasan más discretas. Entre estas últimas se encuentra la llamada "dorada orla ancha" Ochlodes sylvanus, que sin embargo es bastante común, así en el concejo de Gozón es una de las especies más frecuentes. Se llaman en general "doradas" a unas cuantas mariposas del grupo de los hespéridos de tonos ocre dorado en su parte superior, y a ésta se la denomina"orla ancha" por tener una amplia banda en el borde de las alas. 

05/06/21 Bocines

Es una especie que presenta dimorfismo sexual. El macho es de tonos más claros, y en su parte superior se aprecia claramente una línea oscura, el androconio, donde se alojan las glándulas productoras de feromonas. La hembra es algo más oscura y presenta unos típicos parches circulares en la parte superior de sus alas.

14/05/21 Iboya (macho)

04/06/21 Iboya (hembra)

A través de la realización de transectos fijos voy estudiando las poblaciones de mariposas del concejo, para comprobar su comportamiento y evolución. En algunas se observan diferencias con otros lugares de su distribución. Así, durante 2021 el periodo de vuelo de la dorada orla ancha ha sido de 6 meses, de mayo a octubre, bastante más extenso que en buena parte de Europa donde sólo abarca 3-4 meses. Los primeros imagos en vuelo se registraron el 04/05/21. A continuación va la gráfica de su periodo de vuelo, en este tiempo anoté 125 ejemplares en 62,7 km.


04/05/21 Iboya

Se aprecia en la gráfica que se trata de una mariposa bivoltina, con dos generaciones anuales. La primera nace en primavera, aparentemente con dos picos de emergencia, es posible que las larvas tengan distintos periodos de desarrollo.

04/05/21 Iboya

Este hecho marca otra diferencia con las poblaciones europeas, donde sólo hay una generación, que vuela en el verano. Precisamente en esta estación es cuando escasea en la costa asturiana, ya que las mariposas nacidas en primavera van desapareciendo, y se produce un largo intervalo de tiempo en que la especie desaparece. La segunda generación, nacida a partir de la anterior, emerge a partir de la segunda quincena de agosto, con máximos en septiembre.

28/08/21 Bocines

04/09/21 Bocines

Esta segunda generación también va menguando a medida que va terminando el verano y en los primeros días del otoño. Su descendencia será la que comience de nuevo el ciclo el año siguiente, sus números dependerán del éxito reproductivo de este año y la cantidad de larvas que puedan sobrevivir a la hibernación. 

14/09/21 Nieva

La dorada orla ancha es una mariposa de praderas, ya que sus larvas se alimentan de herbáceas. Las adultas prefieren los prados frescos, cerca de cursos de agua, ya que como se ha podido ver en las fotos prefieren las flores de corola tubular para libar, aunque pueden hacerlo sobre una amplia variedad de plantas. En 2021 las últimas se observaron el día 20/10.

20/10/21 Zeluán