jueves, 19 de mayo de 2022

Aves inusuales en primavera

Durante los meses de abril y mayo, en los que transcurre el grueso de la migración prenupcial, se suelen registrar por Asturias algunas aves inusuales, con muy pocas observaciones cada año. Esta primavera no ha sido una excepción, y yo he podido registrar algunas de ellas en el concejo de Gozón.

Por ejemplo, durante varios días del mes de abril permaneció sedimentado en el brezal de Cabo Peñas un ejemplar de alcaudón común Lanius senator, localizado por Toño Caballero. Yo tuve ocasión de verlo el día 23/04.


El alcaudón común es un claro ejemplo de lo que comentaba al principio, un ave que aparece anualmente por aquí, pero con muy pocos datos, tanto en primavera como en periodo postnupcial. En principio Asturias queda fuera de las rutas migratorias de esta especie, que es marcadamente mediterránea. Pueden ser aves divagantes en busca de nuevos territorios que colonizar. En todo caso el ave de Peñas estaba en buen estado ya que el rato que la observé capturó varios insectos grandes.


Un caso similar es el de la garza imperial Ardea purpurea, de la que cada año se observan unas pocas en abril o mayo. Me sorprendió un ejemplar el día 09/05 en las charcas de Xagó.



Poco después el 13/05 registré otro ejemplar en el pantano de La Granda, tal vez el mismo de Xagó (este ave permaneció allí varios días). Asturias queda fuera de las zonas de cría y migración de esta especie, aunque yo confío que alguna de estas aves que se ven en primavera nos den una sorpresa y algún año se decidan a criar, de hecho hace algunas primaveras pude observar una pareja en el pantano La Granda.


Otra especie que puede aparecer algunas primaveras en Asturias es el águila pescadora Pandion haliaetus. En este caso está claro que se trata de aves no reproductoras, ya que las aves nidificantes ya están ocupadas en la cría en sus respectivos territorios. Pude registrar una de manera fugaz el día 10/05 en la ensenada de Llodero.



Y por último se puede hacer mención a las aves "divagantes", especies de origen americano o siberiano que aparecen también en estos meses primaverales, y que siempre vienen bien para aumentar nuestros listados de observación. Daniel Velasco me advirtió de la presencia de un chorlito dorado americano Pluvialis dominica de segundo año en la ensenada de Llodero el día 10/05; ese día no lo pude encontrar, pero sí localizarlo al día siguiente en una zona muy próxima a donde el lo había visto.









jueves, 12 de mayo de 2022

Migración primaveral de limícolas

Uno de los movimientos migratorios más espectaculares a los que podemos asistir en Asturias es la migración primaveral de limícolas. Aunque puede dilatarse bastante en el tiempo, los máximos se suelen dar en la primera quincena de mayo, y esto ocurre porque es cuando llegan las aves que invernan en el oeste de África, que van de camino a sus zonas de cría. Esta primavera estamos teniendo un movimiento interesante en las ensenadas de Bañugues y Llodero.

La ruta mayoritaria en esta época es la que se lleva rumbo Noroeste o Norte. Un representante por excelencia de esta ruta es el correlimos tridáctilo, que se ve con una gran variedad de plumajes, desde el casi blanco invernal al precioso cobrizo del plumaje nupcial. Este correlimos cría en latitudes árticas, en el NE de Canadá, Groenlandia o las Svalbard. 




Muy abundantes son también los chorlitejos grandes, los que migran en esta época pertenecen a la especie psammodromma, que crían en bastante cantidad en Islandia o Groenlandia. Los chorlitejos grandes se alimentan cazando de forma visual, a diferencia de los correlimos.



La tercera especie que sigue principalmente esta ruta es el correlimos común, sobre todo pertenecientes a la subespecie schinzii. Estas tres especies, que son las más numerosas durante la migración de mayo, viajan muchas veces de forma conjunta en bandos mixtos.




Otras especies de limícolas llevan una ruta más oriental, en dirección a Rusia y Siberia. Un ejemplo es el chorlito gris, del que se pueden ver tanto machos como hembras en plumaje nupcial.




Las especies que siguen esta ruta son menos numerosas, pero muy variadas, y además en esta época pueden verse en su precioso plumaje nupcial, algo que únicamente ocurre durante este mes de mayo. Además de los chorlitos grises, tenemos las agujas colipintas, correlimos gordos, y algún que otro correlimos zarapitín.







jueves, 5 de mayo de 2022

Aves en migración prenupcial

Ya bien entrada la primavera, sobre todo en la segunda quincena de abril y primera de mayo, tiene lugar un interesante movimiento de migración prenupcial por Asturias. Se trata de migrantes transaharianos, aves que invernan al sur del Sahara y se dirigen a sus cuarteles de cría europeos. Muy conspicuas son por ejemplo las collalbas grises, que se posan siempre al descubierto. La zona de Moniello es un buen lugar para verlas, y en abril pude registrar a dos machos y una hembra juntos.




La migración prenupcial es mucho menos numerosa que la prenupcial, aunque uno de sus atractivos es que se puede ver a las aves en su plumaje nupcial. Una de las razones de esta mayor escasez es que las aves migran más rápido porque tienen urgencia en llegar a sus territorios de cría. Aunque pueden permanecer varios días sedimentadas en un mismo lugar acumulando energías, como esta curruca mosquitera que se dejó ver dos jornadas al menos en el carrizal de Verdicio.



El carrizal de Verdicio constituye también un lugar interesante para registrar aves específicas de este hábitat tan característico. Por ejemplo el carricerín común, del cual pude observar dos ejemplares a finales de abril.



Muy importante es durante estos días también la migración de hirundínidos, que además viajan en bandos mixtos de varias especies, tanto golondrina común como dos especies de aviones, común y zapador. Cabo Peñas es un sitio muy apropiado para detectar esta migración dado que además suelen posarse en los cables de teléfono.


Con una pizca de suerte podremos incluso detectar alguna golondrina dáurica, como a mi me sucedió.


También se detecta alguna que otra rapaz, como esta hembra de aguilucho lagunero que registré en la campiña de Verdicio. Estas rapaces tienen vuelo activo y por eso son capaces de atravesar franjas de mar, como por ejemplo en este caso el Golfo de Vizcaya.


Y termino con una especie cada vez más escasa, cuya imagen en migración por desgracia es cada año más rara, y a la que hace poco dediqué una entrada exclusiva, la tórtola europea, que se cruzó en mi camino en el pueblo de Laviana.





viernes, 29 de abril de 2022

Sírfidos en primavera

Los sírfidos, esa bonita familia de moscas coloreadas que los ingleses llaman hoverflies o moscas cernídoras, tienen su primera época álgida en Asturias a mitad de primavera, sobre todo entre los meses de abril y mayo. En lugares favorables podemos encontrarnos diversas especies, muchas de las cuales se pueden distinguir con algo de práctica. Una planta que las atrae bastante es el tártago Euphorbia lathrys, que he estado explorando esta semana.

Una especie llamativa es Myathropa florea, una de las de mayor tamaño, algo velluda y con llamativas manchas amarillas. He localizado los primeros ejemplares, tanto machos como hembras.


Sírfidos típicos son los del género Syrphus, que además dan nombre a la familia, en este género los machos son muy complicados de identificar.

Algo similares, aunque más pequeños, son los del género Eupeodes. Estos son más fáciles de identificar, ésta por ejemplo es una hembra de Eupeodes latifasciatus.


Una especie característica, con abdomen negro azabache y manchas pequeñas en forma de stick de hockey, es Scaeva pyrastri.


También es característico por su estructura Merodon equestris. Es un sírfido con gran variedad de formas, la que predomina aquí es muy bonita, de color cobre y con ojos azulados, llamada narcissi.


Otro sírfido peculiar por su forma y comportamiento es Xylota segnis, al que es frecuente ver posado en la superficie de las hojas.


En esta época se pueden registrar especies escasas, como por ejemplo Epistrophe eligans, que tiene unas inconfundibles bandas doradas.


Otra especie escasa que podemos registrar es Dasysyrphus albostriatus, con bandas inclinadas hacia arriba y grandes pterostigmas en las alas.


Muchos de los sírfidos que se ven ahora son migradores, como por ejemplo Meliscaeva auricollis, bonita especie de manchas doradas.


Pero sin duda la especie más numerosa con diferencia es la inconfundible Episyrphus balteatus. Probablemente millones de estas bonitas moscas nacen durante esta estación en Asturias, y pronto llenarán los campos floridos del norte de Europa viajando cientos de km.



sábado, 23 de abril de 2022

Cría y expansión del ánade real en Asturies

El ánade real o azulón Anas platyrhynchos es la única especie de anátida que cría con regularidad y cierta frecuencia en Asturies. Las primeras polladas pueden aparecer hacia finales de marzo, pero es en abril cuando la presencia de los pequeños patitos se hace general por un gran número de humedales asturianos, grandes o pequeños.



Los azulones pueden criar en parejas solitarias, donde o bien sólo la hembra o bien ambos miembros de la pareja se hacen cargo de la prole, o  también en pequeñas colonias. Esto último es lo que ocurre en la charca de Verdicio, donde pude contar hace pocos días algo más de 30 pequeños patitos que se entremezclaban e iban de un lado para otro, bajo la atenta mirada de unas pocas hembras y algún macho de la especie. Probablemente pertenezcan a 3 o 4 polladas.





El ánade real ha experimentado una gran expansión en Asturias en el último medio siglo. Así, Alfredo Noval, en su obra pionera "La Fauna Salvaje Asturiana" de la Colección Popular Asturiana (fechada en 1974) habla de no más de 100 parejas, repartidas sobre todo por las grandes rías y lagos de montaña. Los primeros anuarios de avifauna asturiana, recopilados por el llorado Elías García, hablan de unas 200 parejas en los años 90. Finalmente, el Atlas de Aves Nidificantes de la COA-Indurot dan una cifra de 750-1000 parejas de la especie. Quizás hoy en día sean más.


Ajenos a todo cuidado de los pollos, dormitan en la orilla de la charca de Verdicio unos cuantos machos solteros. Pero no hemos de fiarnos, puede que alguno de los patitos sea descendiente suyo. Varios estudios al respecto demuestran que en los azulones, como en algunas otras especies de aves, son frecuentes las "cópulas forzadas", por las que machos que no están emparejados fecundan parcialmente a alguna de las hembras de la comunidad. Así, las familias que nacen de estas hembras pueden tener más de un padre progenitor.


Para saber más:

Evarts, S. and Williams, C. J. 1987. Multiple paternity in a wild population of mallards. Auk 104: 597-602.ts, S. and Williams, C. J. 1987. Multiple paternity in a wild

104: 597602.